Tuesday, April 03, 2018

Conferencia “Romero Days”, un puente hacia el futuro


AÑO JUBILAR por el CENTENARIO del BEATO ROMERO, 2016 — 2017:
Sean O'Brien habla sobre "La Tortura y la Eucaristía". Foto del Kellogg Inst.
English | italiano (Google)
#BeatoRomero #Beatificación
La conferencia internacional Romero Days, dedicada al estudio del legado del mártir salvadoreño, el Beato Óscar Romero, en la Universidad de Notre Dame, Indiana, mantuvo una perspectiva decididamente joven este año (22 al 24 de marzo), con presentaciones que destacaron el “puente” teológico entre Romero y el Papa Francisco, en vísperas de la canonización de uno por el otro.
Por primera vez en los más de treinta años de existencia de esta conferencia, tuve la oportunidad de presenciar los procedimientos, y de traer mi aporte a los seminarios, incluyendo un par de sesiones ejecutivas.  Las presentaciones, a través de varios días, se pueden catalogar como: (1) repasos históricos sobre el legado de Romero; (2) vistazos a desarrollos novedosos que pudieran trascender en la futura historia del ahora Beato (próximo a ser Santo); y (3) reuniones sobre temas administrativos y de planificación.
El núcleo organizativo de las sesiones fue una presentación por el P. Robert “Bob” Pelton, el fundador de la conferencia, en cual repasó la historia de la Teología Puente” del Papa Francisco, desde las primeras reuniones del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM), a través de figuras destacadas como el Arzobispo Marcos G. McGrath (compañero de seminario del P. “Bob”) y el “Pacto de las Catacumbas” de los obispos latinoamericanos durante el Concilio Vaticano II.  De hecho, la presentación Pelton traza un “puente” entre Mons. Romero y el Papa Francisco, como también entre las presentaciones enfocadas en la historia, y aquellas con una visión más teorética o especulativa.
En la primera categoría de presentaciones, algunas de las charlas trataron el legado histórico de Romero y su Iglesia.  Todd Walatka, de Notre Dame, disertó sobre las cartas pastorales de Romero, poniendo énfasis sobre la tercera carta, y su desarrollo de la teología sobre la violencia, abriendo un debate sobre si Romero, de haber vivido, hubiese desarrollado esa línea de pensamiento hacia alguna finalidad más explícita.  Matthew Phillip Whelan, de la Universidad de Baylor, analizó el pensamiento de Romero sobre la reforma agraria, proponiendo que, con “un acercamiento fundamentalmente teológico”, Romero expone “un derecho al terreno más primordial que lo que se plasma en el derecho positivo”.  
Walatka y Whelan son teólogos jóvenes, y pertenecen a una generación que está interpretando el legado de Romero con ojos nuevos, viendo más allá de las perspectivas liberacionistas con que Romero estuvo glosado al principio.  A la sesión de Walatka asistieron estudiantes universitarios y la presentación interactiva de Walatka dio la sensación de un curso universitario. La charla de Whelan fue moderada por David Lantigua, un joven profesor de teología de la facultad de Notre Dame, que sostuvo la apariencia juvenil del panel.  Durante uno de los descansos entre presentaciones, el P. “Bob” dio un vistazo complacido a su asamblea y dijo con satisfacción, “este año tenemos el equipo adecuado”.
Thomas O’Rourke, de la Universidad Clarion de Pennsylvania, presentó sobre su nuevo libro sobre el pensamiento social del Papa Francisco, cuyo aporte esencial sería que para entender al Papa es necesario tener tres claves en cuenta: (1) el legado de las misiones jesuíticas, (2) la Teología del Pueblo, y (3) la filosofía latinoamericana representada por exponentes como Alberto Methol Ferré (1929-2009).  Marian Mollin, de Virginia Tech, expuso sobre Ita Ford, una de las religiosas asesinadas en El Salvador en 1980, enfocándose especialmente en su vida antes de su breve estadía en El Salvador.
Un par de presentaciones echó la mirada hacia el futuro.  Uno de los discursos más insólitos fue el de Rubén Rosario Rodríguez, estudioso y autor de la Universidad de St. Louis, quien comparó a la Iglesia martirial de Romero con la espiritualidad de “Black Lives Matter”, la agrupación de activistas afro-americanos que protestan contra los excesos de la policía en contra de las etnias minoritarias en Estados Unidos.  William T. Cavenaugh, de la Universidad de Depaul, profundizó sobre los veinte años de su libro “Tortura y Eucaristía”, el cual resalta que la práctica opresiva sirve para “atomizar” el cuerpo del hombre, mientras que el sacramento busca hacerlo integral.
Finalmente, algunas reuniones tuvieron un tinte rutinario aunque no menos necesario.  Hubo la obligatoria misa de conmemoración, celebrada por el Obispo Auxiliar de Washington, el colombiano Mons. Mario Dorsonville-Rodríguez.  Su homilía se centró sobre el aspecto escatológico de la denuncia social de Mons. Romero.
Tendiendo un “puente” entre la conferencia del año pasado y lo que queda por venir, una sesión se centró sobre el proyecto para proponer al Beato Romero para “Doctor Pastoral de la Iglesia Universal” después de su canonización.  El P. Steven Payne, autor sobre el caso de Santa Teresita de Lisieux, dio sus valiosos aportes sobre lo que se debe hacer.
El Dr. Peter Caserella, director de LANACC (Intereses de las Iglesias de América Latina y Norteamérica), el programa anfitrión de la conferencia, moderó un panel de planificación para la conferencia del próximo año, que enfrentará el tema de las maras; y, finalmente, Steven Little, de Notre Dame Press, trató sobre posibles publicaciones sobre Romero en el porvenir (el vacío que falta rellenar, según el consenso de los participantes, es un libro de lectura con extractos esenciales de los escritos y homilías de Romero).
En general, la sesión del 2018 de “Romero Days” tuvo un sabor transitorio, talvez por la transición entre el P. Pelton y el Dr. Casarella en organizar el evento; talvez porque se celebró en vísperas de la canonización de Romero.  No hubo una atracción estelar, como en el año 2002, cuando el Cardenal Oscar Andrés Cardinal Rodriguez Maradiaga llamó a Romero “un obispo para el tercer milenio”.  Otros presentadores destacados en conferencias pasadas han incluido a Mons. Samuel Ruiz, el leyendario obispo de Chiapas, en el 2003; los colaboradores de Romero, Gregorio Rosa Chávez y Ricardo Urioste en el 2005; y la producción y presentación del documental “Monseñor: el Último Viaje de Óscar Romero” en el 2010.  Si esta edición no contó con la participación estelar de otros años, si dejó la impresión que se está pasando la antorcha a una nueva generación de académicos y teólogos que asegurarán que Romero seguirá siendo estudiado—posiblemente como un “doctor de la Iglesia”.
Con el P. Bob (izq.).
Cobertura adicional (en inglés):
La conferencia de Romero Days honra el legado del Beato Arzobispo Oscar Romero (Notre Dame Observer)
Concluye Romero Days 2018 (Comunicado de prensa)


Post a Comment