Tuesday, March 13, 2018

Romero, sede y fecha


AÑO JUBILAR por el CENTENARIO del BEATO ROMERO, 2016 — 2017:

English | italiano (Google)

#BeatoRomero #Beatificación
[Hechos en desarrollo: el Papa Francisco ha convocado a los Cardenales a Roma para un consistorio ordinario para fijar las fechas y lugares de varias canonizaciones, incluida esta, el 19 de mayo de 2018.]  Ahora que el Papa Francisco ha autorizado el milagro que permite que el Beato Óscar A. Romero sea declarado santo, queda en suspenso la fecha y la sede de su canonización. Tres opciones suenan como posibilidades—Roma en octubre del año en curso; El Salvador en enero del 2019; o Panamá ese mismo mes—pero la última palabra la tendrá el Vaticano. Las encuestas de Súper Martyrio, ni científicas ni (mucho menos) vinculantes, arrojan resultados como los que se ven en el gráfico (desde Twitter: 63% El Salvador, 31% Roma y 6% Panamá). Pero hablando en serio, he aquí una reseña de la decisión, opción por opción, y finalmente unas breves indicaciones.

ROMA

Por lo general, las canonizaciones se dan en Roma por dos razones relacionadas. En primer lugar, le compite exclusivamente al Pontífice Romano reconocer nuevos santos, y el canon (la lista oficial) se mantiene en Roma. En segundo lugar, un santo es un modelo para la Iglesia universal, y por tanto se declara su inclusión en el martirologio desde la sede principal de la Iglesia para que todas las otras sedes (diócesis) la acaten.  Algunos seguidores de Romero opinan que conformarse con otra opción, sería aceptar una alternativa inferior.
En el caso particular de Mons. Romero, hay tres aspectos adicionales que favorecen a Roma como sede de canonización.  Primero, en Roma en octubre, sería canonizado Mons. Romero junto al Papa Pablo VI, y dada la cercanía entre los dos, le da valor dramático a esta opción.  Además, relacionar a Pablo VI con Romero, elevaría el renombre de Romero, ya que se compararía con un papa.  Segundo, relacionado a esto, las canonizaciones de octubre ocurrirán durante un sínodo de obispos, una ocasión de prestigio, con la presencia de una importante cantidad de jerarcas de la Iglesia de todas partes del mundo (y posiblemente el Papa Emérito).  Finalmente, el hecho que Romero vivió seis años en Roma y que fue ordenado sacerdote allí hace parecer muy apropiado que sea canonizado allí.
No obstante, los participantes en nuestra encuesta no resultaron del todo convencidos por esta opción, dejándola en segundo lugar.  Obviamente, los seguidores latinoamericanos de Romero quisieran que fuera canonizado en su continente natal.

SAN SALVADOR

La conferencia episcopal de El Salvador envió una carta al Papa Francisco, implorándole que viajara a El Salvador para canonizar a Romero en su propio país.  La carta fue entregada personalmente al pontífice por el nuncio apostólico, Mons. León Kalenga el 2 de febrero del año en curso. Según el cardenal salvadoreño Gregorio Rosa Chávez, “aún no hemos recibido respuesta, por lo que existe la posibilidad”.
Actualización: En una entrevista posterior, el Cardenal Rosa Chávez aclaró que la propuesta de los obispos salvadoreños era doble: (1) canonizar a Romero en El Salvador o, si no, (2) hacer una escala en El Salvador para visitar la tumba de Romero cuando vaya hacia Panamá.
Según el actual Arzobispo de San Salvador, Mons. José Luis Escobar Alas, los prelados salvadoreños argumentaron que, siendo mons. Romero “el obispo de los pobres”, sería lógico que su canonización sea entre los pobres de su tierra.  La Iglesia Salvadoreña también añora que el Papa venere la Tumba de Romero, y visite otros lugares asociados con el primer santo salvadoreño.  Finalmente, no es un secreto que los obispos quisieran tener una visita papal para consolar a un pueblo abatido por la violencia y conflicto social.
Sin embargo, el Vaticanista Luis Badilla señala que estos son “más o menos los mismos argumentos que los obispos indios cuando solicitaron que Madre Teresa fuera canonizada en la India”, que no convencieron a las autoridades en ese caso.  Para el analista, estos “son argumentos serios, sentidos y relevantes desde el punto de vista nacional y regional, pero no lo son desde la óptica universal”. Es más, el procedimiento romano toma en cuenta el interés local cuando concede el derecho de hacer las beatificaciones a nivel local.  En este sentido, la beatificación Romero fue más grande que muchas canonizaciones, ya que entre 250.000 y 500.000 fieles asistieron a la ceremonia, en la que participaron un centenar de obispos y cardenales.  Finalmente, no se descarta que Francisco visite El Salvador en otra fecha.
Talvez el argumento fatal para El Salvador es que si el papa viaja a El Salvador, le podría robar asistentes a la Jornada Mundial de la Juventud en Panamá.  El viaje a Panamá se ha planeado por un par de años como un evento privilegiado y se han sentado acuerdos regionales para favorecerlo.  Todo esto podría alterarse con esta modificación.

PANAMÁ

En nuestra encuesta, la opción panameña reúne el menor interés.  Y es que no está claro si es una opción verdadera o si los periodistas mal entendieron a los obispos salvadoreños pidiendo que fuera en El Salvador como extensión del viaje a Panamá (pero no necesariamente en Panamá).  No está claro quién verdaderamente estaría pidiendo esta opción.
Panamá ciertamente tiene su lógica.  En primer lugar, Romero es uno de los santos patronos de la Jornada Mundial de la Juventud que se estará celebrando en enero del 2019, razón por la cual el papa estará en el país para esa fecha.  Contando con la presencia del papa, se puede realizar la canonización en tierras centroamericanas sin tener que hacer casi nada adicional.
Pero, ¿es cierto que no habría alteración?  La reunión está supuesta a ser para jóvenes, no para feligreses en general, y añadir una canonización corre el riesgo de deformar todo el carácter del evento.  La opción panameña parece no “sumar” nada a la realidad, ya que Panamá contaría con la presencia del papa sin la canonización, y también tendrá a Romero como santo patrón.  Además, los pobres de El Salvador tendrían dificultad viajando a Panamá tanto como a Roma. Peor aún, el Arzobispo José Domingo Ulloa, un seguidor de Romero, descartó la posibilidad de que Romero fuera canonizado durante la JMJ.

INDICACIONES FINALES

Toda especulación y aseveración de hechos en este tema—incluyendo todo lo que precede en esta nota—debe de leerse con mucho escepticismo.  Al final de cuentas, es básicamente una decisión de estado que compite a las más altas autoridades vaticanas.  Hay que saber diferenciar y descartar la conjetura, o cabildeo por figuras interesadas.  Aparte de una fuga informativa por alguien que tenga acceso a los altos mandos (gente de confianza del papa; la Secretaría de Estado del Vaticano), la información solo se oficializará hasta que se dé un consistorio de cardenales que será convocado por el papa en las próximas semanas, y que se espera para abril o mayo.  El anuncio del consistorio sí se dará a conocer con adelanto, y ese será probablemente el próximo dato que tengamos—la fecha de la reunión en que la fecha se dará a conocer.


Post a Comment