Friday, June 09, 2006

LA POLÍTICA DE LA CANONIZACIÓN

La noticiera católica Zenit reportó hace unos días sobre el proceso de beatificación de dos misioneros franciscanos de origen polaco que fueron asesinados en Perú por el «Sendero Luminoso» en agosto de 1991. La situación de los padres, Michael Tomaszek y el padre Zbigniew Strzalkowski, es muy parecida a la situación del conflicto salvadoreño diez años atrás, pero con los colores partidistas invertidos (o sea que en El Salvador, la ultra-derecha tenía a la Iglesia como enemiga, y en el Perú los subversivos de izquierda eran los perseguidores).

Relata la nota de Zenit:

Del 1 de enero al 22 de agosto de 1991 se alcanzó la cifra «récord» de 1.638 muertos por violencia en un país que ya registraba el 53% de los desaparecidos en todo el mundo.

En este entorno «se vio como un peligro» la actividad de la Iglesia, con la puesta en marcha de una catequesis más incisiva y la apertura de centros estables de animación cristiana. De forma que se incrementó la violencia contra los misioneros extranjeros y laicos.

Uno de los muchos panfletos de «Sendero Luminoso» decía: «Con la Biblia y la cruz pretendían ser una barrera al avance de la subversión...».

Algunos lectores que conocen el marco histórico del ministerio de Mons. Romero reconocerán instantaneamente la correspondencia entre estos detalles y lo que ocurrió en El Salvador, en que una ola de represión dejó centenas de muertos y desaparecidos, y la Iglesia se encontró en el ojo de esa represión al ser identificada como un enemigo estratégico de los para-militares, y aparecieron panfletos de una organización clandestina llamada «la Mano Blanca» que decían «Haz patria, mata un cura.»

Interesante será ver si estos procesos de beatificación son acompañados por la intriga y las acusaciones internas de la feligresia de querer entrampar, o manipular o politizar el proceso de esas beatificaciones. (Quiera Dios que no.)
Post a Comment