Saturday, March 11, 2017

Rutilio Grande: Cuarenta Años de Martirio



AÑO JUBILAR por el CENTENARIO del BEATO ROMERO, 2016 — 2017

Con Óscar Romero (izq.), el 21 de junio de 1970.
#BeatoRomero #Beatificación
[Reproducción autorizada de Tim’s El Salvador Blog]
El domingo 12 de marzo es el 40 ° aniversario del martirio del Padre Rutilio Grande, S.J. Grande era un sacerdote jesuita que trabajaba con los campesinos pobres en la zona rural cerca de El Paisnal, El Salvador. El 12 de marzo de 1977, mientras conducían en la carretera entre El Paisnal y Aguilares, asesinos de las fuerzas de seguridad salvadoreñas mataron al Padre Grande, así como dos de sus feligreses campesinos, Manuel Solórzano, de 72 años, y Nelson Rutilio Lemus, de 16 años. Rutilio Grande fue amigo del arzobispo Oscar Romero, y dicen que su asesinato fue uno de los detonantes que llevaron a Romero a alinear su ministerio con la causa de los pobres y oprimidos en El Salvador.
Hoy en El Salvador, existe la esperanza de que Rutilio vaya tras Romero hacia la santidad. La revista America publicó un artículo esta semana titulado “El Salvador esperanzado por su santo en espera, el padre jesuita Rutilio Grande”, que contiene una descripción del ministerio del sacerdote jesuita salvadoreño hacia los pobres:
El Padre Grande, un salvadoreño de origen rural, fue educado principalmente en España y Bélgica y en otras partes de América Latina, pero volvió a trabajar entre las masas pobres y rurales de su país. Los equipos de misión que él organizó les enseñaron a leer a los campesinos usando la Biblia, pero también ayudaron a las masas rurales a organizarse como obreros para hablar contra una minoría rica y poderosa que les pagaba salarios escasos, y contra los males sociales que los golpeaban sólo por el hecho de ser pobres.
El Padre jesuita Salvador Carranza trabajó con el equipo de misioneros que el Padre Grande organizó, que incluía sacerdotes jesuitas y ministros laicos. Ellos evangelizaron una extensa zona rural en El Salvador desde 1972 hasta el asesinato del Padre Grande, formando pequeñas comunidades que leían y analizaban la Biblia y posteriormente otros acontecimientos en sus vidas.
El reunirse en comunidad les ayudó a crecer enormemente”, dijo el padre Carranza en una entrevista con Catholic News Service. Comenzó lentamente. Comenzaron al arreglar la casa de una persona, una calle, y luego organizaron una cooperativa de alimentos que ayudaba a los que no tenían suficiente de comer, dijo el padre Carranza.
Siempre le dijo a la comunidad”, dijo Perla, que “no quería traerles la iglesia hacia ellos, sino que ellos se convirtieran en la iglesia”.
Las siguientes palabras de Rutilio son tan relevantes hoy como lo fueron en El Salvador de los años setenta:
¿Está transfigurada esa otra minoría que tiene en sus manos los medios económicos, el poder de decisión, el control de la prensa y de todos los medios de comunicación? ... Muchos bautizados en nuestro país no han comulgado todavía con los postulados del Evangelio, que exigen una transfiguración ... La revolución cristiana se basa en un amor que no excluye a ningún ser humano. Jesús, pues, se encarnó como uno de nuestros campesinos para compartir sus sufrimientos. ¿Podemos llamarnos sus seguidores y no hacer igual?
Fue este tipo de pensamiento “subversivo” el que convertiría a Rutilio Grande en un mártir, el primero de muchos sacerdotes asesinados en El Salvador durante el sangriento conflicto armado salvadoreño. El 12 de marzo de 1977, las fuerzas de seguridad salvadoreñas emboscaron y mataron al querido sacerdote camino a decir misa en El Paisnal.
En 2015 el periódico en línea ContraPunto publicó una entrevista con Julio Sánchez, miembro de la Guardia Nacional de El Salvador, quien admitió su participación en el asesinato del Padre Grande en 1977. He aquí hay una parte de la entrevista:
-¿Qué sucedió ese 12 de marzo de 1977, cuando emboscaron al padre Rutilio Grande?
-Fueron órdenes que recibimos directamente del director de la Guardia Nacional, (como director general de la GN de 1975 a 1978 fungió el general Ramón Alfredo Alvarenga) fuimos seleccionados como ocho miembros de la guardia; yo no estaba a cargo de la operación, creo que fuimos 6 u ocho ( miembros de la guardia) que fuimos seleccionados para cumplir con la mission.
-¿Sabían a quién iban a asesinar?- lo interrogo, buscando en su mirada una respuesta sincera, Julio mueve insistentemente sus manos y cabeza, debido a la enfermedad de Parkinson.
-Nos habían dado instrucciones de eliminar al cura, porque era comunista, estaba levantando a los campesinos, hablaba mal del gobierno- concluye agitado ...
-¿Cómo fue la emboscada? ¿A dónde estaban ustedes esperándolo? ¿Iban vestidos de civil o con uniformes?
-Íbamos vestidos de civil, pero unos kilómetros antes estaban elementos de la guardia uniformados, ellos nos informaron que el carro se dirigía hacia nosotros, lo esperamos en la calle, y cuando apareció abrimos fuego, todos abrimos fuego al mismo tiempo, desde diferentes puntos de la calle, yo vi que el carro se fue de lado y continuamos disparando.
Lea el resto aquí.  
El sábado 11 de marzo, Rutilio Grande está siendo recordado en un concierto conmemorativo en el Teatro Nacional en el centro de San Salvador. El domingo, el 40 ° aniversario, centenares marcharán desde el sitio del asesinato en la carretera que de Aguilares lleva hacia El Paisnal donde Rutilio Grande será celebrado con una misa y con eventos culturales.
Uno de sus compañeros mártires.
Recursos adicionales sobre Rutilio Grande:

Post a Comment