Sunday, April 03, 2011

LA COSECHA DE OTRO ANIVERSARIO



El 31° aniversario del asesinato de Mons. Romero ha traído avances significativos en la de-politización de la figura del mártir. Tanto los gestos reconocidos como fueron la visita del Presidente Barack Obama a la Tumba de Mons. Romero y la Declaración del Secretario General de la ONU Ban ki-Moon en homenaje a Mons. Romero, como también los acontecimientos menos apreciados como ha sido el crecimiento de la conmemoración del aniversario en países como la India, donde este año hubieron grandes conmemoraciones, han significado logros increíbles en la figura del mártir. A la par de todo esto va la estatura de Mons. Romero como un héroe cada vez más universal y menos polémico o controvertido.

Cuando el dirigente de ARENA Mario Valenti criticó la visita del Presidente Obama a la tumba de Mons. Romero diciendo que no todos en El Salvador apoyan su canonización, y que Obama debería visitar también la tumba de Roberto d'Aubuisson, nadie de la derecha salió a respaldar su punto de vista. El ex canciller de la República y ex precandidato presidencial de ARENA, Francisco Laínez, se apartó de la opinión de Valenti en una entrevista. Los editorialistas golpearon fuertemente tales opiniones divisivas. “Es aquí, en su propia tierra”, opinó la editorial de EL FARO, “donde se obstaculiza su ascenso a la santidad por grupos radicales de ultraderecha que continúan negando su legado, con el fin de evitar que, con el reconocimiento universal de su vida, se hable inevitablemente de su muerte, perpetrada por grupos paramilitares encabezados por el fundador de ARENA y el hijo del ex presidente Molina, y financiados por grandes empresarios salvadoreños, cuyas acciones continúan impunes”. (Editorial, La trascendencia de Monseñor, EL FARO, 28 de Marzo de 2011.)

Más revelador es el hecho de que los periódicos derechistas se sumaron a la unidad alrededor de Romero. “ARENA se sigue equivocando con grandilocuencia al mostrarse reacia a admitir, clara y honrosamente, la indiscutible dimensión ética de Monseñor Romero”, escribió el ex-director de CONCULTURA del partido de derecha y director de la Cámara de Comercio en un periódico derechista. (Federico Hernández Aguilar, Monseñor Romero y los miserables, EL DIARIO DE HOY, 29 de Marzo de 2011.) Otra opinión en el mismo periódico ultra-conservador ese mismo día comentaba la visita del Presidente Obama a la Tumba de Romero—lejos de insistir que debió haber visitado la tumba de d'Aubuisson—diciendo: “Nuevamente tiene que ser un extranjero el que nos enseñe el respeto y la admiración por un líder como lo fue Monseñor Romero. Y no cualquier extranjero, nada menos que el Presidente de la potencia más grande del mundo”. (Juan Valiente, La otra agenda de los Obama, EL DIARIO DE HOY, 29 de Marzo de 2011.) El gesto de Obama era “invitación a defender a los más débiles, a los injustamente perseguidos, a los históricamente desprotegidos”, reza el editorial. “La búsqueda de la justicia social y del respeto a los derechos humanos son signos de una democracia”. (Ibid.)

Aunque algunos activistas de izquierda entonaron una nota desafinada, la corriente dominante impuso un tono unificador. Un estudioso de las homilías de Mons. Romero declaró un mes antes de su propia muerte en vísperas de este aniversario de que, “Romero no es que sea progresista ... No es un Casaldáliga, pero a la vez va mucho más allá que un progresista. Los deja atrás a todos. Es una mezcla de lo antiguo con lo nuevo. Eso es lo que lo hace auténtico”. (Entrevista con Miguel Cavada, compilador obra de Mons. Romero, EL FARO, 23 de Marzo de 2011.) El embajador de El Salvador por el gobierno efemenelista ante el gobierno Sandinista de Nicaragua fue aún más directo al insistir de que Romero “[e]ra un ortodoxo que señaló de forma radical las causas de los sufrimientos que aquejaban a su gente”. (Juan José Figueroa Tenas, La estatura universal de Romero, DIARIO COLATINO, 24 de Marzo de 2011.)

Estas han sido algunas de las cosechas del 31° aniversario de Mons. Romero.
Post a Comment