Friday, June 10, 2011

MONS. ROMERO EN WIKILEAKS


Un cable diplomático publicado por el Periódico EL FARO en colaboración con el sitio WIKILEAKS revela que el gobierno de El Salvador durante la administración del Presidente Antonio Saca quiso presionar al Vaticano para que apoyara el esfuerzo del gobierno salvadoreño de evitar que la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) investigara el asesinato de Mons. Romero. El Presidente Saca, un ex monaguillo del arzobispo mártir, exhortó en varias ocasiones la no-politización de la causa de canonización Romero, sin embargo, la estrategia señalada en el cable revelado demuestra que el gobierno de Saca quiso promover la canonización para impulsar su política de mantener vigente la amnistía por los crímenes de la guerra civil, la mayoría de cuales es atribuida a su bando político.

El cable de la embajada estadounidense en El Salvador a Washington, titulado “GOES [Gobierno de El Salvador] preocupado que el Caso Romero en la CIDH pueda socavar la amnistía: Considera retiro de la Corte de Derechos Humanos”, data de septiembre del 2007, el mismo año en que el gobierno de El Salvador, después de un encuentro con Tutela Legal del Arzobispado de San Salvador y el Centro de Justicia y el Derecho Internacional, prometió intervenir ante el Vaticano a favor de la canonización de Mons. Romero. El cable informa que, “El GOES está considerando un acercamiento al Vaticano para buscar la ayuda de la Santa Sede para suprimir el caso de la CIDH sin descarrilar la beatificación de Romero”. Ese mismo año, el gobierno también intentó negociar con el Arzobispado de Mons. Fernando Sáenz Lacalle para resolver la queja de Tutela Legal de manera simbólica, sin molestar la amnistía vigente desde que fue establecida por el gobierno de Alfredo Cristiani (del mismo partido de Saca, fundado por el Mayor Roberto D’Aubuisson, nombrado como el actor intelectual del crimen) en 1993.

Las maniobras del gobierno aparecen contradecir la política del Presidente Saca, reiterada en numerosas ocasiones, que la figura y la causa de canonización de Mons. Romero no deben ser usadas para fines políticos. Y la Iglesia, que suele regañar las manipulaciones de la izquierda, debería evitar dejar la impresión de que no objeta a estas manipulaciones desde la derecha.
Post a Comment