Tuesday, September 06, 2011

PREMIADO REPORTAJE SOBRE MONS. ROMERO


El reportaje investigativo del periódico salvadoreño EL FARO del año pasado que reveló el paradero del capitán Álvaro Saravia, así como mayores detalles de su participación en el asesinato de Mons. Romero, quedó en segundo lugar para el Premio Latinoamericano de Periodismo de Investigación, 2010-2011, que organiza el Instituto de Prensa y Sociedad (IPYS) y Transparencia Internacional. De esta manera, el periodista Carlos Dada, de EL FARO, autor de “Así matamos a monseñor Romero”, puede reclamar un premio de $10,000.

El reportaje publicado el 22 de Marzo de 2010, reveló cómo se planeó y ejecutó uno de los crímenes políticos más impactantes de la historia de El Salvador a partir de las confesiones de uno de los perpetradores (Saravia). Se necesitó de una gran persistencia para ubicar y convencer al prófugo de la justicia, que había sido ya sentenciado por un tribunal estadounidense a pagar un monto millonario por su participación en el asesinato, para que confesara cómo se fraguó el crimen. “Para encontrar a Saravia hay que bajar al infierno”, reportaba el periodista Dada al describir el miserable escondrijo del otrora matón e imponente. Ahora, Saravia “vive en una pequeña casa de bahareque, con ventanas de madera sin vidrio y con apenas tres prendas de vestir colgadas de una pita que atraviesa el cuarto”, seguía el reportaje.

Irónicamente, Saravia se había convertido en uno de los hombres miserables y pobres a quienes Mons. Romero murió defendiendo. Dada citó a Saravia estas escalofriantes palabras: “¡La peor desgracia del mundo! ¡La pobreza! ¿Cómo no iba a ser guerrillero el hombre si estaba viendo que sus hijos se estaban muriendo de hambre?” Y procede Saravia a desempacar el rollo de revelaciones:
  • confirma que Roberto D´Aubuisson fue parte de la conspiración para asesinar a monseñor Romero
  • asevera que un hijo del ex presidente salvadoreño Arturo Armando Molina puso al tirador
  • pinta un retrato de una derecha salvadoreña de los años ochenta sumergida en tráfico de armas, de cocaína y de secuestros
La publicación del reportaje estremecedor en pleno trigésimo aniversario del asesinato conmovió a la sociedad salvadoreña. El sitio web de EL FARO se cayó por tres días por la sobreabundancia de visitas al sitio. El reportaje fue traducido al inglés y difundido por varios medios. Desgraciadamente, igual que la justicia salvadoreña el periodismo local ha ignorado casi totalmente el caso Mons. Romero, y en ese contexto “Así matamos a monseñor Romero” ha sido una obra magna, contundente y abrumadora. Ojala que el galardón esmere a otros a intentar un periodismo audaz en el futuro.
Post a Comment