Monday, June 02, 2014

El Edicto de Funes





English | Italiano


“Les guste o no les guste”—como solía decir el ex mandatario salvadoreño—el quinquenio de Mauricio Funes Cartagena como Presidente de El Salvador estará por siempre ligado de alguna manera con la figura de Mons. Romero.  De hecho, ha sido Funes, cuyo mandato finalizó este domingo 1ero de junio, quien elevó a Mons. Romero a nivel de símbolo patrio, declarándolo “guía espiritual de la nación” y referente de su gobierno.  Funes renombró el aeropuerto internacional de El Salvador en honor al arzobispo martirizado 34 años atrás, nombró el proyecto de construcción más importante de su mandato (una nueva vía arterial) en su honor, y hasta nombró la sala de honor de la Casa Presidencial por Romero, colgando un imponente retrato del prelado en ese lugar.

Estas iniciativas provocaron la burla de la derecha y el escepticismo de la izquierda.  Después del renombramiento del aeropuerto, corrió un chiste por las redes sociales que decía más o menos así.  “Vivo en El Salvador.  Para visitarme, debes llegar al Aeropuerto Mons. Romero, tomar la Autopista Mons. Romero, hasta la Avenida Mons. Romero de la Colonia Mons. Romero y seguir sobre la Calle Mons. Romero…”  Desde la derecha, se le acusó al mandatario sufrir de una obsesión o de una contundente falta de originalidad.  Desde la izquierda, Funes siempre será perseguido por la tira cómica del caricaturista político salvadoreño Otto, quien reclamó  a Funes por supuestamente traicionar su devoción a Romero, vendiéndose a pactos políticos para preservar o extender el poder (a cuales Mons. Romero presuntamente nunca se hubiera dado).  En un cuadro caustico, el caricaturista presenta a Funes reprendido por el espíritu de Romero: “No vuelvas a decir que seguirás mi ejemplo … Yo nunca di malos ejemplos a nadie”, le dice desde lo alto.

Quizá el punto más craso de la relación entre Funes y Romero llegó el año pasado, cuando Funes hizo colgar carteles de publicidad en San Salvador que buscaban reforzar la imagen de su gobierno, posters en que la imagen de Mons. Romero acompañaban al logotipo del gobierno Funes, con el eslogan “Por el rumbo señalado por Monseñor Romero”.  Esta explotación propagandística de la figura de Mons. Romero hacía pensar que las alusiones al popular arzobispo habrían sido meramente una estrategia, una manipulación calculada, y no una autentica solidaridad o simpatía con su causa y con su espiritualidad.

Todas las dudas deben ser medidas en contra de las acciones concretas tomadas por el Pdte. Funes para honrar la memoria de Mons. Romero.  Sin duda el gesto más importante fue pedir perdón en el 2010, a los 30 años del asesinato, por el papel del estado en el doloso complot.  El solo hecho de reconocer oficialmente que el estado tuvo que ver con el crimen ha sido un hito histórico en el camino hacia la reconciliación y la curación de las heridas causadas por el evento.  En segundo lugar, el pedir perdón ha sido la primera vez que el estado ha expresado remordimiento o lamentación por la pérdida de vidas inocentes y los crímenes de la guerra.  Finalmente, el reconocimiento de que el crimen de Mons. Romero merece la atención del estado por ser un símbolo de todas la demás atrocidades, y de las más nefastas de estas, ha sido una característica imprescindible de esta acción presidencial. (Funes también reclama haber puesto la visión humanitaria de Mons. Romero en acción a través de los programas sociales de su gobierno.  Lo siento más allá de mi competencia juzgar si esto ha sido así.)

Pues, ¿cómo armonizar estas notas contradictorias?  ¿Es Mauricio Funes un buen discípulo de Mons. Romero, o más bien un falso y oportunista evangelizador?  Aquí yo propongo usar una figura histórica para profundizar sobre el alcance y naturaleza del efecto Funes sobre el legado Romero.  La figura que me viene en mente es el emperador Constantino, el que oficializó el cristianismo como la nueva religión estatal del imperio Romano, después de siglos de persecución de esta “secta ilegal”.  Los historiadores se debaten los motivos del emperador, y la sinceridad de su actuar.  Incluso, se discute si Constantino dio un espaldarazo que verdaderamente ayudó al cristianismo a llegar a ser la religión mayoritaria siendo una minoría, o si el emperador sencillamente reconoció a tiempo lo que estaba por llegar y se puso de parte de los victoriosos con antelación.  Pero el hecho es que, aparte de estos debates, no cabe duda que Constantino fue el cauce a través del cual se dio un salto cuántico en el desarrollo de la institucionalidad cristiana.  Su persona marca un antes y después en la historia de la cristiandad.  Y de la misma manera, el Presidente Funes ha sido el político que llevó a Mons. Romero desde un símbolo popular hasta una figura épica nacional, como la del patriarca del país.

Mauricio Funes no ha sido un apóstol perfecto de Mons. Romero.  También sufre la desventaja de tener que ser juzgado por su accionar en el mundo imperfecto de la política, donde se negocia y se pacta la componenda, mientras que Mons. Romero está siendo levantado como un mito, un ideal, y un hombre que se está pasando por un tipo de apoteosis: pasando de ser un hombre a ser un súper-hombre, según las leyendas populares y su proceso de canonización.  Sin embargo, Mauricio Funes ha sido el presidente salvadoreño que identificó a Mons. Romero como un símbolo patrio, y lo colocó al centro de su discurso nacional.
Post a Comment