Saturday, October 09, 2010

FAROLITOS
[Índice]

Estamos presentando una nueva herramienta para analizar el estado de la causa de canonización de Monseñor Romero, inspirado en la “Fiesta de los Farolitos” que se celebra en El Salvador para conmemorar la Natividad de la Santísima Virgen María. Mons. Romero dictaminó en diciembre de 1979 que, “No se puede entender la historia latinoamericana si no es con la devoción a la Virgen”. (Homilía 9/12/1979.) El 7 de septiembre se celebra con luminosas procesiones y arreglos de farolitos multicolores que alegran la víspera del nacimiento de la Virgen en pueblos como Ahuachapán y Ataco. De la misma forma, esperamos que nuestro sistema de farolitos -- verdes, rojos y amarillos -- iluminen nuestra comprensión del estado de la causa de la beatificación de Mons. Romero.

Un farolito verde nos indica cuando la causa está avanzando, cuando se ha dado algún signo por las autoridades para señalar que hay movimiento, y que existe una aprobación que nos está indicando la existencia de una voluntad pro-positiva en el Vaticano que da el aval a que el Siervo de Dios Óscar A. Romero avance hacia los altares.

Un ejemplo de “luz verde” sería marzo del 2005, cuando el postulador de la causa de canonización dijo en comentarios a la prensa que la beatificación podría ocurrir dentro de seis meses, y la tumba de Monseñor fue trasladada al punto principal debajo del altar, el sitio digno para un santo.
En cambio, un farolito rojo nos indica que se ha desviado el progreso de la causa de su trayectoria normal, o que se ha captado la emisión de un pronunciamiento que no permite que avance su tramitación, de forma en que obliga a detener el progreso de la causa, ya sea por un plazo definido o no definido, pero que se entiende que la causa no sigue su curso regular.

Un ejemplo de “luz roja” sería a partir de octubre del 2005, cuando el prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos negó que la causa de Mons. Romero estuviera a punto de culminar, y el mes siguiente la revista oficial de los jesuitas emitiera su criterio de que faltaban “años” para alcanzar la beatificación de Monseñor.
Como sería de esperar, un farolito amarillo representa el estado intermedio entre un verdadero alto y un arranque definitivo, y muchas veces puede marcar la cancelación de un cese absoluto (luz roja), o la aplicación de frenos después de un tramo de alta velocidad (luz verde). La mayoría de los tiempos, dejaremos la luz amarilla cuando, al no ver indicaciones claras de un alto o de echar a andar, procedemos con cautela, esperando alguna orientación que nos ayude a evaluar la situación.

Un ejemplo de “luz amarilla” sería cuando, después de que Mons. Fernando Sáenz Lacalle confirmara en marzo del 2006 que la causa iba a “paso lento”, en 2009, el expediente fuera remitido de nuevo a la Congregación para las Causas de los Santos, lo que corresponde a un regreso al progreso normal.
Esperamos que estos farolitos “de colores”, como dice la letra del cántico folclórico de ese nombre, puedan ir también, “Difundiendo la luz que ilumina/La gracia divina del gran ideal”, en una “romería” en que, “Jubilosos, jubilosos/Llevemos a Cristo un alma y mil más”.
Post a Comment