Wednesday, October 27, 2010

LAS CARTAS PASTORALES DE MONS. ROMERO


Google Translate
English | italiano
Reflexionemos sobre las cartas pastorales de Mons. Romero.

El Espíritu Santo en la Iglesia (mayo, 1975)

“Quienes conocimos a Romero como sacerdote en la diócesis de San Miguel, podemos dar fe del profundo cambio que se fue produciendo en él a lo largo de los años. En esa Iglesia particular Romero se presenta a sus fieles por medio de una carta pastoral titulada 'El Espíritu Santo en la Iglesia'. Aunque no contiene ninguna referencia al magisterio latinoamericano, hay un compromiso como pastor: 'espero cumplir, con la asistencia del Espíritu Santo, mi difícil misión profética. Aun en el necesario caso de la denuncia, hoy tan de moda, será el mío un lenguaje de amor de pastor que no tiene enemigos sino a aquellos que voluntariamente quieran serlo de la verdad de Cristo'.” ("Mons. Gregorio Rosa Chávez, Obispo Auxiliar de San Salvador, Monseñor Romero Ante el Imperio, AGENDA LATINOAMERICANA AÑO: 2005.")

Iglesia de la Pascua (abril, 1977)

“Fue escrita por él desde principio a fin. Fue publicada tan solo dos meses después del comienzo de su pastoral en San Salvador. A través de esta, la primera publicación del arzobispo, podemos ver evidentemente el pensamiento del Cardenal Eduardo Pironio, con quien Mons. Romero tenía una amistad muy cercana. De hecho, la carta contiene muchas ideas de un retiro que el amado pastor argentino ofreció a los obispos centroamericanos en Antigua, Guatemala, cuando era el secretario general del CELAM. Fue el mismo retiro que Mons. Pironio había ofrecido en el Vaticano para el Papa Pablo VI en 1974. Enfocar la Iglesia sobre la Pascua fue un paso brillante. Lo mismo ocurrió con la escritura de los Evangelios, que fueron redactados desde la perspectiva de los misterios pascuales, y desde esta cima del misterio de Jesús, los evangelistas se acercan a sus enseñanzas y sus obras maravillosas.” ("Cardenal Óscar Andrés Rodríguez Maradiaga, SDB, Arzobispo de Tegucigalpa, Honduras, Monseñor Romero: Un Obispo para el Tercer Milenio, Serie de discursos "Mons. Romero", Universidad de Notre Dame, 19 de marzo, 2002.")

La Iglesia Cuerpo de Cristo en la Historia (agosto, 1977)

“La segunda carta [pastoral] apareció dos meses después [que la primera], en la ocasión de las fiestas patronales de El Salvador, el Divino Salvador del Mundo, celebrado el 6 de agosto, la conmemoración de la Transfiguración de Jesús. La Iglesia, dice, debe continuar la misión de Jesús al mundo, porque es el cuerpo místico de Jesús. Debe proclamar el reino de Dios de amor y justicia, como lo hizo Jesús, y así pues debe defender a los pobres y apoyar sus deseos de liberarse de la injusticia y la opresión. Por lo menos un teólogo profesional [el padre Jon Sobrino] ayudo a redactar la carta, que él llamó ‘La Iglesia Cuerpo de Cristo en la Historia’.” ("James R. Brockman, Pastoral Teaching of Archbishop Oscar Romero [La enseñanza pastoral de Mons. Romero], SPIRITUALITY TODAY, Summer 1988, Vol.40 No. 2.")

La Iglesia y las organizaciones políticas y populares (agosto, 1978)

“Escrita conjuntamente con Monseñor Arturo Rivera Damas (en ese tiempo obispo de Santiago de María) y como respuesta a la gravedad de dos problemas predominantes en la época: la violación al derecho de organización popular y los diversos tipos de violencia que se generalizaban en el país. La Carta fue considerada el primer intento serio de plantear teológica y pastoralmente ambos problemas.” ("Carlos Ayala Ramírez, Eclesiología desde los pobres en las Cartas Pastorales de Monseñor Óscar Romero, 16 de febrero del 2007, Adital Noticias de América Latina y el Caribe.")

Misión de la Iglesia enmedio de la crisis del pais (agosto, 1979)

“Esta Carta está motivada por las nuevas formas de sufrimiento y atropellos que se viven en el país; pero también por lo que Monseñor llama 'el nuevo Pentecostés' representado en la Tercera Conferencia Episcopal de América Latina, celebrada en Puebla (México) que, a juicio de Monseñor, capacita mejor a la Iglesia para acompañar al pueblo en sus angustias y esperanzas, en sus frustraciones y expectativas.” (AYALA, Id.) “La tercera y la cuarta carta pastoral son para la Iglesia salvadoreña, lo que Medellín y Puebla son para la Iglesia de América Latina. Olvidarlas es un error. Todavía tienen mucho que decir, sobre todo la última, para la Iglesia y para pueblo salvadoreño.” ("Miguel Cavada Diez, El 6 de agosto de Monseñor Romero, Carta a las Iglesias (publicaciones de la UCA) AÑO XXII, Nº 501-502, 1-31 de julio de 2002.")
Post a Comment