Friday, June 03, 2016

La Paz de Dios en El Salvador


 
BEATIFICACIÓN DE MONSEÑOR ROMERO, 23 DE MAYO DEL 2015
 

 
Mons. Escobar Alas en la procesion del Corpus; ilustración del Guía para su Carta.

Google Translate
English | italiano
La Carta Pastoral del Arzobispo de San Salvador, Mons. José Luis Escobar Alas, en contra de la violencia que encara su país, continúa recibiendo elogios.  El más reciente encomio viene en la revista Factum, en cual Héctor Silva Ávalos escribe que la Carta es “un documento lúcido, valiente”, con “elementos esenciales de la doctrina romeriana, como la insistencia en abordar la pobreza y la exclusión a la hora de enfrentar las violencias que afectan a El Salvador”.  Silva califica la Carta como “uno de los documentos más revolucionarios” recientemente escritos “sobre la violencia que desborda al país”.
Si bien la Carta ha sido alabada por cuantos la han leído, queda el desafío de que muchos la desconocen, y que su extensión y densidad podrían impedirlos que se aproximen.  Para contrarrestar ese peligro, se ha publicado una Guía Para Reflexionar la Carta Pastoral: Veo en la Ciudad Violencia y Discordia [descargar].  Consiste de dibujos, y siete breves resúmenes de los varios capítulos de la Carta, junto a preguntas y temas para platicar.  A primera vista, el cuaderno presenta augurios de poder convertirse en un instrumento valioso para la interpretación de la Carta, y para la propagación de sus mensajes entre el pueblo.
Este paso es imprescindible para la próxima etapa en esta evangelización, que sería efectivamente inculcar el mensaje de paz social entre la gente, y así ganarse el favor y la voluntad del pueblo.  Cuando la Iglesia y el Pueblo cierran filas y unen criterios, crean una potencia formidable.  Esto fue la gran lección del Beato Romero: “la Iglesia está con el pueblo y el pueblo está con la Iglesia, ¡gracias a Dios!” (Homilía del 21 de enero de 1979).
Ese fue el caso en Charroux, en la Francia medieval, cuando las autoridades debilitadas no podían proteger a los campesinos de los abusos y extorsiones de los caudillos feudales—una coyuntura histórica que se asimila a la realidad actual salvadoreña.  Ante esa situación desgarradora, y el clamor del pueblo por acción protectora, en el año 989 A.D., el Arzobispo Gombald y varios obispos de la región declararon la «Pax Dei» (“Paz de Dios”).  Los obispos decretaron espacios de protección en las iglesias, alrededor de actividades religiosas, procesiones, festivales, días de fiesta, el domingo, etc., para niños, mujeres, campesinos, comerciantes. Al fin, se convirtió en todo un movimiento popular que duró casi un siglo y se propagó por toda Europa, poniendo los cimientos de la sociedad civil en ese continente.
La Carta Pastoral de Mons. Escobar Alas contiene en sí el germen de la «Pax Dei» cuando propone que Donde hay Violencia no puede estar Dios”.  La «Pax Dei» invierte ese paradigma para decir: “donde está Dios, no puede haber violencia”.  Desde esa ponencia, podemos idear un escenario en cual la conferencia episcopal declare las fiestas patronales del Divino Salvador del Mundo y de la Virgen de la Paz, Navidad, Semana Santa y la Pascua, temporadas de paz y actividades en que se debe respetar la sacralidad de sus actos, y el ejercicio de libertad religiosa del pueblo—y lo mismo con toda fiesta patronal de cada departamento, de cada municipio, con cada Misa Dominical, y los espacios o “sagreras” de cada templo por todo el territorio nacional.  Además, invitar al pueblo a integrarse a esa manifestación de paz.  Pero, ¿con que mecanismo de aplicación?  Solo con la fuerza de su autoridad moral y espiritual.
De hecho, eso fue lo que ocurrió en tiempos de Mons. Romero, en casos emblemáticos, tal como cuando los manifestantes del fraude electoral de febrero 1977 reunidos en el Parque Libertad se refugiaron en la Iglesia el Rosario, o como cuando Mons. Romero negoció la liberación de rehenes de la misma iglesia en noviembre de 1979, y especialmente, cuando Romero retomó la iglesia del P. Rutilio Grande después de una prolongada ocupación por el ejército, declarando “se apagará la ronca voz de los fusiles y quedará vibrante siempre la voz profética de Dios” (Hom. 19 jun. 1977).
Aunque Mons. Romero, jamás citó el concepto de la «Pax Dei» para justificar su accionar, citaba al Papa León XIII para explicar el papel de la iglesia al negociar conflictos laborales.  Y creo que la alusión a esta antigua ley le gustaría.  El biógrafo de Monseñor, el P. James Brockman, comentaba que a nuestro Mártir le gustaba mesclar elementos antiguos con elementos innovadores, como el amo de casa del evangelio que extrae de su tesoro cosas viejas y cosas nuevas (Mateo 13, 52).
En tiempos posteriores, tenemos el ejemplo de Mons. Arturo Rivera Damas liderando las negociaciones de paz, y la intervención del P. Ignacio Ellacuría, entre otros, para el mismo fin.  En el ámbito internacional, la comunidad de San Egidio se ha involucrado en la negociación de la paz en varios países del África, y de Europa oriental.
Un ejemplo quizá más pertinente, y más reciente, es el caso del Obispo estadounidense Joseph E. Strickland, de Tyler, Texas, quien este pasado diciembre, prohibió portar armas en sus iglesias, a pesar de la legalidad de hacerlo y la cultura a favor de las armas en su estado.  Declaró Mons. Strickland:
Creo que la portación abierta de un arma no es apropiada durante la sagrada Liturgia y puede causar un malestar comprensible a algunos de aquellos reunidos a adorar a lado nuestro. En consecuencia, como obispo, pido a los fieles de la Diócesis de Tyler y los huéspedes de nuestras iglesias acatar mi instrucción de que las armas no pueden ser portadas abiertamente durante la santa misa o en otros momentos de culto público.
De cierta manera, lo que Mons. Strickland está diciendo es que “donde está Dios, no puede haber violencia” ni signos de violencia, y por eso está ejerciendo su autoridad moral por encima de la legalidad o autoridad civil para establecer la Paz de Dios.
La última ponencia del Guía Para Reflexionar la Carta Pastoral recientemente publicado, es una exhortación a todos de adquirir un compromiso personal, comunitario y parroquial que ayude a luchar contra la violencia en cualquiera de sus formas.  De ser escuchado y acatado, ese llamado podría llevar a una verdadera transfiguración del país, por no decir revolución, en la que la Paz de Dios impera sobre la violencia y discordia de los hombres.

Post a Comment