Sunday, December 31, 2017

Predicción: “San Romero”, 2018


AÑO JUBILAR por el CENTENARIO del BEATO ROMERO, 2016 — 2017:

Montini y Romero, próximos a los altares.

#BeatoRomero #Beatificación
Hace un año, me atreví a predecir de que, si bien Mons. Romero no sería canonizado este año, se anunciaría su canonización. Obvio que no fue así, pero mi equivocación ha sido con respecto a las intenciones sobre el anuncio y no sobre la marcha de la causa, que ha proseguido según lo había anticipado.  Por ende, actualizo mi predicción calculando que tendremos un anuncio sobre la canonización antes del aniversario del martirio de Romero (el 24 de marzo), y que la ceremonia será durante el sexto año de Franciscus Papam (es decir entre el 13 de marzo de 2018 y la misma fecha en el 2019).

[Ver también: Top 10 noticias Romero 2017.]
De ser así, la canonización ocurriría en pleno apogeo del pontificado.  Fue en su sexto año que Benedicto XV (papa entre 1914 y 1922) canonizó a “la Doncella de Orleans” (Juana de Arco), y muchos otros papas han realizado sus más memorables canonizaciones ya bastante entrados en su papado.  Por ejemplo, Pio XI (papa 1922-1939) canonizó a Bernadette Soubirous, Santo Tomás Moro, Don Bosco y a Teresa de Lisieux, en su segunda década sobre el trono de San Pedro.  San Juan Pablo segundo (1978-2005) canonizó a Maximiliano Kolbe en el cuarto año de su papado, pero las canonizaciones de Edith Stein, el Padre Pío, Juan Diego y Josemaría Escrivá tuvieron que esperar.  El Papa Francisco (2013-hasta la fecha) ya canonizó santos prominentes como Juan Pablo II, Juan XXIII, Junípero Serra y la Madre Teresa, pero le hace falta un santo que represente los grandes valores de su pontificado.

Todo eso va a cambiar en el 2018, cuando Francisco tendrá la oportunidad de canonizar tanto a Mons. Romero como a Pablo VI, su papa favorito.  Podemos entretener la fantasía atrevida de que ¡Montini y Romero sean canonizados juntos!  De hecho, Romero y Montini serán los primeros santos beatificados y también canonizados por el Papa Francisco. Que tremendo sería que el Papa del Concilio Vaticano II fuera canonizado en la misma ceremonia que su estudiante en el seminario, Romero, el Mártir del Concilio, que citó a Pablo VI más que cualquier otra autoridad para justificar su ministerio.  La encíclica que Romero más citó fue la «Evangelii Nuntiandi»—la misma que Francisco ha llamadosegún mi parecer, el documento pastoral más grande escrito hasta nuestros días”. Fue también el Pontífice Pablo quien respaldó sin dudas a Romero cuando este estrenó su opción preferencial por los pobres.

Por eso, es posible proyectar que 2018 será el año de las canonizaciones definitorias del Papa Francisco, y que la canonización de Mons. Romero será una de las principales entre ellas.  De hecho, el Papa Francisco, junto a los otros papas anteriormente mencionados ya figura entre los que más impacto han tenido sobre las canonizaciones.  Anteriormente, ya ha reformado el sistema de financiamiento de las causas (imponiendo límites), ha promulgado nuevas reglas para los milagros (haciéndolas más estrictas), y ha creado una nueva vía para la santidad (ampliando el concepto de dar la vida por la fe).

La importancia será reforzada por otros factores en la vida de la Iglesia.  Ante todo, el 2018 marcará 50 años desde la conferencia del episcopado latinoamericano en Medellín, Colombia (presidida por el mismo Pablo VI), que definió la “opción preferencial por los pobres”.  Romero puso las enseñanzas de Medellín al centro de su ministerio y es imposible pensar en un expositor de Medellín más grande que Romero en todo el continente.  También se baraja la posibilidad que Francisco emita un documento sobre la doctrina de la Guerra Justa, o que haga algún pronunciamiento importante sobre las armas nucleares (sobre cual podemos ver alguna indirecta en su mensaje en vísperas del año nuevo en que publicó una foto de las consecuencias del bombardeo atómico de Hiroshima).  Finalmente, el 2018 será importante por su énfasis sobre las vocaciones juveniles y el papel de la familia, por importantes jornadas dedicadas a esos temas, ante cuales Romero puede ser un santo importante (el postulador de la causa de Romero ha sido presidente del dicasterio vaticano sobre la familia y ha llamado a Romero un santo para la familia).

Sin lugar a dudas, las canonizaciones no dependen de motivos recurrentes para su razón de ser, y no quiero insinuar que la canonización de Mons. Romero va a necesitar de las coincidencias relatadas para hacerse realidad.  La canonización de Mons. Romero caerá por su propio peso, pero estos factores la van a situar en su lugar dentro de la historia del pontificado y de la Iglesia.  Canonización que podrá ser dada a conocer en el primer cuarto del año, y probablemente llegará en los próximos doce meses.

Post a Comment