Thursday, March 06, 2014

Se abrirá la causa de Rutilio Grande


Los arzobispos Chávez, Romero y Rivera, y el Padre Grande.




En El Salvador se está reportando que el Arzobispo de San Salvador, Monseñor José Luis Escobar, ha aprobado iniciar la causa de beatificación del P. Rutilio Grande García, S.J., el amigo de Mons. Óscar A. Romero asesinado el 12 de marzo de 1977, cuyo asesinato pudo haber despertado a Romero a las injusticias que acontecían en su país.  La fuente de la noticia es el sacerdote Jesuita, José María Tojeira, rector de la universidad jesuita en San Salvador. 

Según el P. Tojeira, Mons. Escobar anunció que iba dar inicio a una investigación diocesana, que es la primera parte de un proceso de canonización.  Hizo el anuncio en una reunión del clero este martes 4 de marzo.  Ante más de 100 sacerdotes, el arzobispo dijo que iniciaría los trámites de la beatificación del padre Rutilio Grande y que “ya había encargado a un sacerdote para que fuera buscando material y poder abrir el proceso diocesano, para el caso de beatificación de Rutilio Grande como mártir”, dijo Tojeira.  [Actualización: el Provincial jesuita centroamericano anunció que el postulador de la causa será Mons. Rafael Urrutia—el mismo que encabezó la causa diocesana de Mons. Romero.]

Cuando el Papa Francisco se reunió con el Presidente de El Salvador en mayo del 2013, el mismo Papa sugirió que el P. Grande podría ser una siguiente canonización desde El Salvador, después de completar el proceso de Mons. Romero.  El provincial jesuita dijo que el Papa conoce con bastante detalle la vida y muerte del P. Grande, debido a que en aquellos días, Jorge Mario Bergoglio era Provincial de Argentina. Sería para nosotros un honor que el Arzobispo haya fijado sus ojos el Rutilio Grande y quiera iniciar el proceso de beatificación”, dijo Tojeira.  Nosotros estábamos convencidos de que era un mártir, y estábamos esperando beatificar a Monseñor Romero para introducir la causa de beatificación de Rutilio, pero el Arzobispo se ha adelantado”.
El P. Grande fue maestro de ceremonias cuando Mons. Romero fue elevado a obispo.  En una famosa foto (incluida a cabeza de esta nota) el P. Grande aparece a la par de Romero mientras él imparte su bendición apostólica durante dicha ceremonia en 1970.

Su mensaje más recordado es el “Sermón de Apopa”. He aquí unos fragmentos:

Mucho me temo, mis queridos hermanos y amigos, que muy pronto la Biblia y el Evangelio no podrán entrar por nuestras fronteras. Nos llegarán las pastas nada más, porque todas sus páginas son subversivas. ¡Subversivas contra el pecado, naturalmente! Me llama la atención la avalancha de sectas importadas y de slogans de libertad de culto, en este contexto, que se andan pregronando por allí. ¡Libertad de culto, libertad de culto! ¡Libertad de culto para que nos traigan un dios falso! Libertad de culto para que nos traigan un dios que está en las nubes, sentado en una hamaca. Libertad de culto para que nos presenten a un Cristo que no es el verdadero Cristo. ¡Es falso y es grave!

Mucho me temo, hermanos, que si Jesús de Nazaret volviera, como en aquel tiempo, bajando de Galilea a Judea, es decir desde Chalatenango a San Salvador, yo me atrevo a decir que no llegaría con sus prédicas y acciones, en este momento, hasta Apopa .... Allí por Apopa lo detendrían. Quién sabe si llegara a Apopa, ¿verdad? Mejor dicho, por Guazapa, ¡duro con él! Se lo llevarían a muchas Juntas Supremas por incostitucional y subversivo. Al hombre-Dios, al prototipo de hombre, lo acusarían de revoltoso, de judío extranjero, de enredador con ideas exóticas y extrañas, contrarias a la ‘democracia’, es decir, contrarias a la minoría .... Sin duda, hermanos, lo volverían a crucificar.

Post a Comment