Friday, September 14, 2018

Avance de la canonización


AÑO JUBILAR por el CENTENARIO del BEATO ROMERO, 2016 — 2017:

#BeatoRomero #Beatificación
En esta entrega, presentamos una vista previa de esa ceremonia de canonización de Mons. Óscar A. Romero y seis santos más el 14 de octubre del 2018.  La canonización es una Misa.  Cierto, es una Misa más solemne y grandiosa que otras, con la participación de un suntuoso coro, y la presencia de la jerarquía eclesial y millares de fieles.  Comenzará a las 10:15 de la mañana hora de Roma (2:15 am en El Salvador) y se extenderá por aproximadamente dos horas.  La mayor parte de la ceremonia será en latín, con algunos segmentos en italiano (y tal vez español).
Después de la procesión de entrada y posterior al “Señor, ten piedad”, comenzará el Rito que nos deja saber que no estamos en una Misa normal.  El coro entonará la Letanía de los Santos, invocando los nombres—en latín—de los santos más antiguos de la Iglesia, seguidos por el responsorial cantado, “Ora pro nobis” (ruega por nosotros).  En seguida, iniciará la canonización de los nuevos santos.  Primero, el Prefecto de la congregación de los santos, el Cardenal Angelo Becciu, leerá una reseña de los siete santos, en italiano y pedirá formalmente su canonización.
Entonces el Papa, vistiendo su mitra y sosteniendo su báculo leerá la fórmula de canonización en latín, a través de cual oficializará la introducción de los siete nombres en el libro de los santos.  Después del acostumbrado aplauso, la Misa resume su ritmo normal, con el cantado del “Gloria”.
Las lecturas bíblicas serán las indicadas para la Misa de ese día, el XXVIII domingo del tiempo ordinario: Sabiduría7, 7-11; el Salmo 90, 12-13, 14-15, 16-17; Hebreos 4, 12-13; y Marco 10, 17-30.
En el Evangelio, un joven le pregunta a Jesús que debe hacer para ganarse el Paraíso, aparte de obedecer los mandamientos, lo que asegura ya haber cumplido.  Sólo te falta una cosa”—le dice Jesús al muchacho—“ve, vende lo que tienes y dalo a los pobres”. El chico pierde el ánimo al oír el consejo, porque era rico y poseía muchos bienes.  Jesús se dirige a sus discípulos y les advierte, “Es más fácil que un camello pase por el ojo de una aguja, que un rico entre en el Reino de Dios”. (Marcos 10, 17-30.)  En el Aleluya, se proclama “Bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos” (Mateo 5, 3).
En su homilía, Francisco podría equiparar al joven que le pregunta a Jesús cómo salvarse con los jóvenes de hoy, que son los sujetos del sínodo.  Y la respuesta que les da la Iglesia, las vocaciones que les ofrece van reflejadas en los siete santos que les está presentando.  Los Propios de la Misa para ese día hablan de los que se comprometen con la pobreza y el servicio,” dice el Dr. Duane Arnold, historiador de la Iglesia y consultor de este blog.

Los Nuevos Santos:

• Pablo VI (1897-1978)
• Óscar Arnulfo Romero y Galdámez (1917-1980)
• Francesco Spinelli (1853-1913)
• Vincenzo Romano (1751-1831)
• Maria Katharina Kasper (1820-1898)
• Nazaria Ignacia de Santa Teresa de Jesús (1889-1943)
• Nunzio Sulprizio (1817-1836)
Uno de los nuevos santos se comprometió a la Iglesia de tal manera que ascendió hasta la cima de la jerarquía como Sumo Pontífice (Pablo VI).  Otro se comprometió tan completamente que entregó su vida de manera sangrienta en el altar (Romero).  También cabe mencionar la oración de Romero el joven como referencia pare el sínodo: “Tú eres todo; yo soy nada.  Y sin embargo, tu amor quiere que yo sea mucho ... Con tu todo y con mi nada haremos mucho”.
La coincidencia del sínodo de la juventud con la canonización de siete santos presenta la posibilidad de una afluencia grande a la ceremonia.  Los nuevos santos incluyen dos italianos, una alemana, y una española, y podrían atraer peregrinos de varios puntos de Italia y de Europa que viajarían por tierra a la canonización.  La Romero Trust en Londres tiene contabilizado que al menos 150 peregrinos llegarán solo de Inglaterra.  La Iglesia Salvadoreña ha inscrito más de tres mil peregrinos de 31 diversos países que asistirán a la ceremonia en nombre de Romero.
Así será la única Misa de canonización que la Iglesia celebrará este año, la que producirá dos nuevos santos que se unirán al grupo reducido de los santos más insignes del pontificado bergogliano (junto a San Juan Pablo II, San Juan XXIII y Santa Teresa de Calcutta).


Post a Comment