Thursday, November 08, 2018

San Romero, “Mártir de la Eucaristía”


#SanÓscarRomero #Beatificación
En una nueva carta pastoral, el Arzobispo de San Salvador Mons. José Luis Escobar Alas argumenta que el recién canonizado San Óscar Arnulfo Romero es un “Mártir de la Eucaristía”. La carta pastoral, titulada «La Santa Misa llevada a la vida diaria», y fechada el 14 de octubre del año en curso—fecha en que Romero fue canonizado (pero difundida esta semana)—es la tercera del sucesor del santo mártir, después de otras publicadas en 2017 y 2016, ambas alusivas a Romero.
En «La Santa Misa», el Arzobispo presenta a Romero como mártir eucarístico porque “[s]u vida, pasión y muerte estuvo fundamentada en la Eucaristía y fortalecida por Ella misma. Su martirio en odium fidei fue gracias a la Eucaristía”.  (SM, 16).  Desde su primera comunión, amó la Eucaristía, se ordenó sacerdote para poder consagrar el pan y el vino; vivió eucarísticamente y murió como hostia en oblación al Señor durante la celebración de la Eucaristía”, relata el Arzobispo. (SM, 369.)
Presentando el documento el domingo pasado durante una rueda de prensa después de la Misa dominical, el prelado introdujo su tesis diciendo que “la Santa Misa” debe ser “no solo celebrada, sino llevada a la vida diaria, porque la fe no tiene que ser solo celebrada, sino que vivida en el día a día”.  Explicó que la carta tiene tres partes, la primera parte pasa por la historia de la devoción eucarística en la patria que termina en un análisis de la situación actual, de conflictividad social en el país.  Entonces la gran pregunta es; Por qué, ¿si vivimos la Santa Misa, cómo es posible que tengan lugar las injusticias que nos llevan a una situación de tanta violencia?  La segunda parte incluye una profundización teológica y catequética sobre la Eucaristía.  La tercera parte constituye una exhortación que toma por modelos, a Cristo, la Virgen, y los Santos, primordialmente San Óscar Arnulfo Romero.
Escobar Alas aseveró a la prensa que Romero “vivió la Eucaristía en plenitud y la predicó, la celebró todos los días y tuvo la dicha de morir celebrando la Eucaristía y por eso nosotros afirmamos en la Carta de forma repetitiva que Monseñor también es un Mártir de la Eucaristía; sin quitarle los demás méritos y los demás títulos que ya tiene, pero hemos querido también acuñar este, porque sentimos que lo merecepor supuestoel Mártir de la Eucaristía”.
Escobar Alas escogió el tema de su nueva pastoral el año pasado, prácticamente antes de que la tinta de su carta anterior estuviera seca. Ciertamente, la Eucaristía es un tema muy cercano al corazón del Arzobispo, cuyo escudo episcopal incorpora un cáliz y una Hostia en la parte superior de este, con el lema “Tomad y Comed Todos de Él” debajo del escudo.  La necesidad de impartir una gran catequesis nacional (de más de 200 págs.) sobre la Eucaristía como parte de su legado episcopal ha sido un gran ímpetu detrás de la decisión del Arzobispo de publicar esta carta.
La coincidencia con la canonización de Romero ha sido como un alineamiento estelar, y el traslape entre la devoción de Escobar Alas a la Eucaristía y la distinción de Romero como un Mártir de la Eucaristía ha resultado providencial.
Bienaventurado San Romero que llevó su sacerdocio hasta el martirio dando testimonio no sólo con palabras sino con hechos”, proclama su sucesor en su tercera carta (SM, 409)—palabras que podrían convertirse en una nueva plegaria para insertar al final de la recitación de la Coronilla de San Óscar Arnulfo Romero (también enfocada en la Eucaristía).
Con el Arzobispo, mi hija, y la pintora Gothy Lopez.
[Índice parcial del blog]
Post a Comment