Wednesday, September 09, 2015

Jesuitas llevarán causa Grande


 
BEATIFICACIÓN DE MONSEÑOR ROMERO, 23 DE MAYO DEL 2015
 

B. Pablo VI bendice la imagen del P. Grande presentada por el B. Oscar Romero.
 English | italiano
La arquidiócesis de San Salvador publicó este fin de semana en el periódico diocesano la noticia de que el Arzobispo de San Salvador ha aceptado el «Suplex Libellus» o petición de apertura formal de la causa del sacerdote jesuita salvadoreño Rutilio Grande García, aunque el proceso ya se encuentra en una etapa avanzada.  En el decreto publicado por el arzobispado se desglosa que la petición fue hecha por Mons. Rafael Urrutia, quien fue constituido como vice postulador de la causa “por mandato fechado en Roma el 16 de junio del año en curso.”  Súper Martyrio ha confirmado que el Postulador de la causa será el P. Anton Witwer, S.J., Postulador General de los Jesuitas.
La asignación a la casa general jesuita confirma la importancia de la causa durante un pontificado jesuita.  Muchas fuentes han informado que la causa es cercana al corazón del Papa Francisco.  El Cardenal Angelo Amato, Prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos—la máxima autoridad sobre procesos de canonización en la Iglesia—le comunicó esa importancia al Arzobispo de San Salvador, Mons. José Luis Escobar Alas en mayo.  Estamos muy contentos—el Papa está muy contentoenfatizó el purpurado al arzobispo Escobar al encontrarlo en el aeropuertoque Usted ya haya iniciado el proceso de canonización del P. Rutilio Grande”.
El mismo Papa Francisco mencionó al P. Grande por su propia cuenta cuando fue preguntado sobre la causa Romero en agosto del 2014 volando de regreso de Corea: “detrás de él [Romero], viene Rutilio Grande”, recordó el Papa.
El interés del Santo Padre no es casualidad: “Conocí a Rutilio Grande, una vez en una reunión de América Latina, pero no hablé con él”, ha dicho el Pontífice. “Después de su muerte me interesé mucho. Él dejó el ‘centro’ para ir a las periferias”—uno de los motivos pastorales centrales del pontificado Bergoglio.  El P. Grande dejó la enseñanza universitaria “para ser párroco de los campesinos oprimidos y marginados”, dijo el cardenal Amato en su homilía por Mons. Romero.  Fue un grande”, dice el Papa.
La causa Rutilio Grande se nutre de las lecciones aprendidas durante el curso de la causa Romero y espera abreviar dramáticamente el tiempo necesario para alcanzar la meta.  De hecho, antes aún de la aceptación del «Suplex Libellus», ya se había hecho mucho trabajo.  Entre el final del año pasado y el inicio del año en curso, se recolectaron aproximadamente 30 testimonios de testigos, incluyendo familiares, sacerdotes y laicos, para respaldar la beatificación del mártir jesuita salvadoreño.  Mons. Urrutia, el P. Edwin Henríquez (segundo vice postulador de la causa), y el abogado Rodrigo Belismelis (también veterano de la causa Mons. Romero) recogieron testimonios en El Salvador y Guatemala.
Después de concluir el proceso diocesano, el expediente del P. Grande pasará a las manos de la curia jesuita, cuyos casos recién concluidos de manera exitosa incluyen las canonizaciones equivalentes de San Pedro Fabro y San José de Anchieta, ambos bajo el Papa Francisco.  Basado en los logros de la postulación salvadoreña y jesuita, podríamos esperar ver muy pronto el segundo beato salvadoreño.
Publicado del Suplex Libellus.

Post a Comment