Sunday, September 27, 2015

El Beato Romero en la ONU


 
BEATIFICACIÓN DE MONSEÑOR ROMERO, 23 DE MAYO DEL 2015
 




El Presidente Salvador Sánchez Cerén.
En un discurso el viernes 25 de septiembre de 2015 ante  la Cumbre de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible post 2015, el Presidente Salvador Sánchez Cerén de El Salvador propuso la figura del beato Óscar Arnulfo Romero como un referente de la visión integral para el desarrollo en la región.  La beatificación de Romero el pasado mayo, dijo Sánchez Cerénacompañará los objetivos de este encuentro mundial, pues Monseñor Romero trabajó y ofrendó su vida por los ideales de justicia y dignidad humana que hoy nos proponemos”.  El mandatario salvadoreño expresó su deseo de que “el mensaje de valentía y paz del beato Romero nos guíe también en esta cumbre y nos de impulso para construir bienestar y felicidad en el planeta”.
El discurso del presidente salvadoreño quedó desplazado por la gran noticia en Naciones Unidas que fue la presencia del Papa Francisco durante la misma semana, como también el debut del mandatario cubano Raúl Castro en la sede de la ONU en Nueva York.  La decisión del estado salvadoreño de exaltar la figura de Romero como parte de su presentación ante la ONU es interesante porque sugiere una estrategia de adoptar a Romero como el máximo símbolo de identidad nacional.  Esta decisión debe leerse en continuidad con decisiones anteriores, como la de nombrar el aeropuerto de el Salvador “Mons. Óscar A. Romero”, de promover una ruta turística sobre el mártir, y como el galardón que la misma ONU le dio al conmemorar el aniversario de su asesinato como el Día Internacional del Derecho a la Verdad de las Víctimas de Violaciones Graves de los Derechos Humanos.
El antecesor del Pdte. Sánchez Cerén, el Presidente Mauricio Funes, también adoptó a Romero como referente moral e inspiración de su gobierno.  Sin embargo, las decisiones de Sánchez Cerén parecen encaminar a Romero a ser un símbolo nacional y no solamente el estandarte de un dado gobierno.  En su discurso ante la cumbre sobre el Desarrollo Sostenible, el Pdte. Sánchez Cerén enfatizó el legado de Romero sobre el tema de la justicia social y el bien común y propuso a Romero como una luz de guía en ese marco de referencia. 
Es necesario que la revisión del sistema de financiamiento para el desarrollo esté basada en una visión integral y plural, en función del logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible”, exhortó el presidente.  La cumbre ha adoptado objetivos tales como el fin de la pobreza; hambre cero; salud y bienestar; educación de calidad; agua limpia y saneamiento; energía asequible y no contaminante; trabajo decente y crecimiento económico; reducción de las desigualdades; producción y consumo responsable; acción por el clima; y paz, justicia e instituciones sólidas.
Si el Beato Romero llega a tener la identificación con una visión de nación como el gobierno salvadoreño esté planteando, podría ser para El Salvador el equivalente de lo que San Patricio es para Irlanda, Santiago el Apóstol es para España o San Jorge para Inglaterra.

Post a Comment