Monday, October 24, 2016

El Beato Romero a los cinco años



AÑO JUBILAR por el CENTENARIO del BEATO ROMERO, 2016 — 2017

Foto Tiberio Romero

La familia quedó Romero retratada en esta histórica foto que nos presenta a la madre Guadalupe Romero Galdámez, al centro, con sus hijos, de izquierda a derecha, Óscar Arnulfo, Zaida, Rómulo y el mayor, Gustavo.  La foto fue tomada el 21 de noviembre de 1922, cuando el Beato Óscar Romero tenía 5 años y es, de hecho, la foto más antigua conocida de Óscar Romero niño, publicada en internet por primera vez en este blog.  La foto es parte de nuestra serie sobre Romero en imágenes para el Año Jubilar Romero declarado por la Iglesia por el centenario del mártir salvadoreño.
Aparte de la fecha en que fue tomada, grabada por la familia Romero, se desconoce casi todo el contexto de la fotografía—lo que nos invita a tratar de reconstruirlo entre nosotros.  Es fácil deducir que fue tomada en San Miguel, probablemente en un estudio de fotografía, ya que Ciudad Barrios seguramente no contaba con tales recursos en esa época.  La fecha es significativa—el 21 de noviembre es la fiesta patronal de San Miguel, y es probable que la familia hizo el viaje desde Barrios a San Miguel para la celebración.
El año anterior, el 21 de noviembre de 1921, la santa patrona, la Virgen de la Paz, había sido coronada solemnemente en San Miguel por mandato del Papa Benedicto XV, y este primer aniversario habría sido seguramente una gran conmemoración de aquel hecho.  Después de que el Beato Romero fuera ordenado sacerdote, uno de sus grandes encargos sería cuidar de la imagen milagrosa de la Virgen, cuya figura lució prominentemente en el altar de su beatificación en mayo del 2015.  Es notable la ausencia del padre del Beato, Santos Romero, en el retrato.  Según los relatos, Santos Romero no era un gran seguidor de la religión en la época.
Un año atrás, Oscarito había sufrido una grave enfermedad—con toda seguridad, poliomielitis—que limitó por mucho tiempo su facilidad de movimiento, y llevó a su padre a apodarlo infelizmente “el paralítico”.  De hecho, la foto demuestra una postura un tanto encorvada y talvez una mirada algo apartada por parte de Óscar en contraste a los otros niños.
Según el biógrafo de Romero, Roberto Morozzo della Rocca, “Romero nunca tuvo una relación fácil con su cuerpo.  Padecía insomnio y se irritaba fácilmente … En realidad, muchos de sus sufrimientos eran la pena cotidiana normal de una persona que, simplemente, era sensible, no rehuía las responsabilidades y construía un recorrido biográfico no banal ... A Romero le gustaba la vida que llevaba, el trabajo intenso, hacerse cargo de los problemas de los demás, dedicarse por completo a una causa.  Nunca habría trocado su ideal de santidad por una vida tranquila, desvaída e insulsa, por un buen retiro”.
A la tierna edad de cinco años, esta foto nos presenta la imagen de un niño mártir.


Post a Comment