Tuesday, November 01, 2016

Romero y el «Ecumenismo de la Sangre»



AÑO JUBILAR por el CENTENARIO del BEATO ROMERO, 2016 — 2017

En vísperas de su viaje histórico a Suecia para participar en la conmemoración ecuménica del 500 ° aniversario de las reformas de Martin Luther, el Papa Francisco habló del “ecumenismo de la sangre”—la expresión de unidad cristiana que surge desde su persecución conjunta.  Mira”, dijo el pontífice a la revista jesuita Civiltà Cattolica, “en la unidad el que no se equivoca nunca es el enemigo, el demonio. Cuando los cristianos son perseguidos y asesinados, lo son porque son cristianos y no porque son luteranos, calvinistas, anglicanos, católicos u ortodoxos. Existe un ecumenismo de la sangre”.
Durante la ceremonia en la Catedral Luterana de Lund, lució una cruz diseñada por el salvadoreño  Christian Chavarría que fue escogida como emblema del encuentro.  Es muy apropiado que una “cruz salvadoreña” sea el símbolo, ya que El Salvador ha sido uno de los lugares donde el “ecumenismo de la sangre” se ha puesto en evidencia.  Ya se sabe que en El Salvador ha habido muchos mártires católicos, como el Beato Óscar Romero y el Siervo de Dios Rutilio Grande.  Pero se han dejado a un lado los nombres de los mártires cristianos protestantes que también derramaron su sangre en la tierra del Beato Romero.  Se trata de mártires tal como:
  • Jürg Weis, teólogo evangélico, coordinador de la secretaría nacional suiza de los comités de Solidaridad con Centroamérica, asesinado el 22 de agosto de 1988.
  • Christopher Williams, pastor evangélico, asesinado el 7 de agosto de 1985.
  • César Umberto López, líder de la iglesia bautista Enmanuel, presidente de la fraternidad ecuménica por la paz, Frater Paz, asesinado en San Salvador el 17 de Abril de 1998.
  • María Cristina Gómez, de la Iglesia Bautista, ultimada el 15 de Abril de 1989.
  • María Magadalena Enríquez, bautista, Secretaria de Prensa de la Comisión de Derechos Humanos de El Salvador, asesinada el 3 de octubre de 1980.
  • Ernesto Fernández Espino, pastor de la Iglesia luterana, asesinado el 10 de enero de 1985.
  • David Fernández, ministro de la Iglesia Luterana, y pastor de las comunidades pobres del oriente de El Salvador, asesinado el 1 de noviembre de 1984.
  • Policiano Albeño López, pastor protestante, y Raúl Albeño Martínez, asesinados el 10 de noviembre de 1980.
Esta lista no pretende ser exhaustiva.  Pero al conmemorar los 500 años de Martin Luther y los 100 años del Beato Romero, es bueno recordar estos testigos del “Ecumenismo de la Sangre”.
Post a Comment