Thursday, August 18, 2016

Avanza Rutilio Grande



BEATIFICACIÓN DE MONSEÑOR ROMERO, 23 DE MAYO DEL 2015


Imágenes de la Arquidiócesis de San Salvador y TvCA39


English | italiano (Google Translate) | português (Rádio Vaticano)

Con un acto protocolario a las 10 de la mañana de este pasado martes 16 de agosto en el Arzobispado de San Salvador, se clausuró la fase diocesana de la causa de canonización del P. Rutilio Grande García, S.J., quien se perfila para convertirse en el próximo mártir salvadoreño a ser reconocido por la Iglesia como tal y llevado a los altares. El proceso de canonización del Padre Grande ahora pasa a Roma, donde será gestionado por la orden de los jesuitas.
La ceremonia de clausura se llevó a cabo ante la alta jerarquía de la Iglesia salvadoreña, incluyendo el Arzobispo de San Salvador, Mons. José Luis Escobar Alas, el Nuncio Apostólico León Kalenga, varios obispos y otros miembros del clero y de la sociedad, incluyendo el teólogo jesuita vasco-salvadoreño Jon Sobrino.  Al inicio de la ceremonia, Mons. Rafael Urrutia, el sacerdote que lideró las diligencias, informó que la Iglesia había pensado terminar sus investigaciones el pasado noviembre, pero que el fortuito descubrimiento de testigos declarantes a favor de la causa en California por la intervención del ahora Obispo de Santiago de María, Mons. William Iraheta, hizo necesario postergar la fecha de la clausura.
En la ceremonia en que se dio lectura a las cartas de trámite incluidas en la documentación que será enviada a Roma, se puso en evidencia los dramáticos efectos de la pos guerra que han dificultado la investigación del asesinato del sacerdote por intereses poderosos en el país.  Tanto el juez delegado del proceso, el P. Héctor Figueroa, como el promotor de justicia, el P. Efraín Villalobos, aseguraron que fue difícil encontrar testigos declarantes entre los laicos de la región de Aguilares, donde ejerció su ministerio el sacerdote mártir entre los campesinos desprotegidos de ese sector mayormente agrícola porque estos aún sienten miedo.
Uno de los puntos resaltantes del acto fue el nombramiento del Pbro. Edwin Henríquez como portador de la causa a Roma.  Henríquez es un sacerdote diocesano que asesora al arzobispado en temas de comunicaciones y ha sido segundo vice-postulador de la causa.  Le compite a Henríquez entregar la documentación al padre Anton Witwer, postulador General de los Jesuitas.  Durante la ceremonia, la abogada Nancy Beatriz Henríquez, una de las notarias del proceso, selló minuciosamente los paquetes de documentación a ser enviados.
No obstante las dificultades, el proceso diocesano ha progresado con celeridad.  La apertura del proceso fue anunciada por el Arzobispo Escobar en marzo del 2014.  En septiembre del siguiente año, se reveló que los jesuitas se harían cargo de la causa, señalando interés a nivel de iglesia global por el caso.  Este julio pasado, Mons. Vincenzo Paglia, postulador de la causa Romero, comentó sobre la posibilidad de una vía rápida para el jesuita: “esperamos que pueda avanzar con mayor rapidez el proceso del padre Rutilio Grande”.
De ser así, El Salvador podría pronto tener otro Beato.


Post a Comment