Friday, November 27, 2015

Caso Delgado: De justos y pecadores




Google Translate
Ha sacudido la noticia: Mons. Secundino de Jesús Delgado Acevedo, "primer sacerdote salvadoreño acusado de pederastia".  La noticia ha tocado la causa de canonización del Beato Mons. Óscar A. Romero: Delgado es conocido como el ex “secretario personal” de Mons. Romero, como un postulador de su canonización, y como un líder en la Iglesia Salvadoreña.  El ‘shock’ ha suscitado informaciones encontradas, que nos lleva a plantear la pregunta: ¿Qué significa para el Beato Romero?
La reacción reflexiva de muchos seguidores del obispo mártir ha sido de querer poner distancia entre Romero y Delgado.  Quizás es comprensible que algunos han tildado a Delgado de ser el “Judas” de Romero.  Otros han querido desmentir que Delgado haya sido el “secretario personal” de Romero.  De hecho, ha habido quejas por varios años, de que Delgado ha presumido para sí mismo una indebida importancia sobre el papel que jugó en el ministerio de Romero.  El reclamo de que no fue verdaderamente el secretario de Romero no es nuevo.
El problema con el querer hacer esta protesta en este momento tiene varios aspectos.  En primer lugar, el mismo Beato Romero se refiere en Su Diario al “padre Jesús Delgado, que me acompaña como secretario” a la conferencia episcopal de Puebla (26 de enero de 1979).  Segundo, aún si se acepta que Delgado fungió como secretario en una capacidad menor a la que ostenta, no podemos negar que fue un colaborador cercano de Romero, y que el entonces acosado arzobispo nominó a Delgado varias veces al episcopado, buscando cambiar la alianza de opositores en la conferencia.  Tercero, el problema más grande con protestar ahora es que si en verdad hubo causa para hacerlo, se debió haber hecho mucho más antes y hacerlo ahora tendría demasiada similitud a la actitud defensiva y protectora que ha resultado tóxica en la historia de abuso sexual en la Iglesia.  No es el momento para proteger intereses ... por justos que nos parezcan.
La verdad que todos debemos aceptar, es que a pesar de sus virtudes heroicas y voz profética en defensa de los pobres y en denuncia de toda injusticia, el Beato Romero fue incapaz de prever el escándalo de abuso sexual infantil en la Iglesia y su mera presencia fue insuficiente para inmunizar a sus cercanos contra este mal. Según los datos que se han dado a conocer, el abuso en el caso Delgado que lo llevó a ser el primer sacerdote salvadoreño acusado de pederastia, comenzó en aproximadamente 1982, dos años después que Romero ofrendara su vida en un acto singular de martirio que lo llevaría a los altares como el primer Beato salvadoreño.  Otro ex colaborador de Romero, el sacerdote Saúl David Rodríguez, quien fungió como su canciller diocesano cuando fue Obispo de Santiago de María, fue posteriormente procesado por abuso sexual de menores en la Arquidiócesis de Los Ángeles, California.
En este mundo hay luces y sombras.  Por varios años, gente de mala fe acusaban que el mismo Mons. Romero había tenido “un hijo” que la Iglesia escondía.  Los conocedores del tema saben que la acusación es una falsedad de las más baratas y maliciosas; el muchacho señalado era un sobrino, y la integridad moral de Romero siempre ha sido indudable.  Sin embargo, tales rumores venenosos pueden volver a respirar tras esta triste noticia.  Indudablemente, los seguidores de Mons. Romero debemos haber ya aprendido que la verdad siempre triunfará y por ende debemos confiarnos en que Romero resurgirá sobre todo esto.
Al final de cuentas, la verdad vencerá.  La justicia vencerá.  Y eso es la mejor forma de defender a Romero, sobre cualquier deseo de ganar una batalla mediática hoy.
Dios ampare a las víctimas de los pecados y las injusticias.  Beato Romero, ¡Ruega por nosotros!

Post a Comment