Monday, May 09, 2016

Súper Martyrio: En el espíritu del Beato Romero


 
BEATIFICACIÓN DE MONSEÑOR ROMERO, 23 DE MAYO DEL 2015
 


Duane W.H. Arnold
The Project

Es difícil de creer. Han pasado más de tres años y medio desde que entré en contacto con el autor de este blog, preguntando si estaría dispuesto a compartir nuestro video musical, Romero, en su sitio. Vio el video y de inmediato dijo: “Sí”. Así comenzó una amistad y una colaboración con Carlos X. que se ha extendido hasta la actualidad.
Ahora, es importante pensar sobre el principio de la relación y el contexto histórico. Carlos ya había estado trabajando en su blog por seis años y medio, publicando semana tras semana artículos, noticias e información de Monseñor Romero y la causa de su beatificación y eventual canonización. El caso Romero parecía estar bloqueado en la Congregación para las Causas de los Santos. A la gente parecía interesarles más la promoción de la forma extraordinaria de la misa que promover el caso de un arzobispo centroamericano asesinado parecía atraer sólo a defensores de la justicia social. Peor aún, ¡muchos de esos defensores se encontraban fuera de los confines de la Iglesia Católica Romana!
En ese momento, aquello era ciertamente el caso de los dos miembros de The Project que habían enviado el video musical, Romero a Carlos. Yo era un anglicano y mi colega, Michael, era un metodista. Curiosamente, Carlos jamás nos preguntó sobre nuestra afiliación confesional al considerar publicar el vídeo. Para él, era suficiente que admirábamos a Mons. Romero y que habíamos creado la canción y el video en su honor para ayudar a promover su causa en una forma socialmente relevante y moderna. El hecho de que nuestra pronunciación en la versión español del video musical era menos que perfecta debe haber incomodado el oído de un hablante nativo de español como Carlos, pero no dijo una palabra sobre ese tema. Al contrario, nos recibió con los brazos abiertos como “compañeros de viaje” en la causa de Romero.
Fue en esta serie de primeros contactos que empecé a ver que, en su manera muy propia, Carlos lleva a lo que sólo puedo llamar “el espíritu de Romero”. Hace pensar del enfoque pragmático y pastoral del Arzobispo en su propio trabajo y ministerio. Por ejemplo, podemos pensar en cómo Romero abrió las puertas a los miembros protestantes del Consejo Nacional de Iglesias como aliados y, de hecho, casi como de familia cuando visitaron El Salvador antes de su muerte. Al hacerlo, tomaba en cuenta de que podían unirse con él para tratar de contrarrestar la violencia en su país. Podían ayudar a pedir justicia social y “hablar la verdad al poder” tanto en San Salvador como en Washington, DC. Todo esto es una manera de decir que Mons. Romero mantuvo su vista fija en los objetivos finales y, al igual que Carlos, dio la bienvenida aquellos que caminaban con él con el fin de realizarlos.
A lo largo de los últimos tres años y medio ha pasado tanto—tanto que parecía imposible cuando comenzamos este viaje con Carlos. La causa de Romero fue “desbloqueada”, el Papa Benedicto renunció a su cargo, Francisco fue elegido, Monseñor Romero fue declarado mártir y, finalmente, llegó la beatificación. A través de todos estos acontecimientos notables, Carlos ha proporcionado contexto, comentarios y observaciones claras de cabeza. Se han proporcionado traducciones de homilías, cartas y documentos importantes. A la par de otros, como la Romero Trust, Carlos ha curado, protegido y llevado a un mayor número de lectores el legado perdurable de Monseñor Romero. Todo esto, por supuesto, es conocido por los lectores de este blog.
Sin embargo, Carlos ha hecho mucho que no es conocido ... o es conocido sólo por unos pocos. A medida que nuestro video musical, Romero, creció en popularidad y nos comprometimos en la promoción de la causa de Romero, de vez en cuando recibíamos amenazas o un poco de acoso por parte de individuos que podríamos tildar de reaccionarios. Siempre que se presentaba una ocasión así, teníamos a Carlos por teléfono, bromeando, consolando y alentando. En el curso del tiempo, ya que mi amigo Michael, mi esposa y yo considerábamos entrar en la plenitud de la fe católica, Carlos estaba allí - orando, aconsejando, contestando preguntas, animándonos a seguir adelante. Por último, cuando dentro de un poco más de dos años todos fuimos recibidos en la Iglesia, una semana más tarde llegó un paquete a nuestra casa. Contenía una vieja, desgastada Biblia en español con una nota escrita a mano.
Mi querido hermano en Cristo Duane,
De acuerdo con nuestra tradición de regalar una Biblia a los nuevos catecúmenos, no podría pensar en un regalo más significativo para darte la bienvenida a nuestra Iglesia que regalarte esta Biblia. Fue regalada a mi madre en 1985 la recibí yo de ella y ha estado en mis manos hasta ahora ...
Carlos pasó a describir lo que esta Biblia significaba para él, por qué algunos pasajes estaban subrayados y algunas páginas desgastadas. Contó de ser refugiados, huyendo de la guerra civil en El Salvador, para terminar en el exilio en los Estados Unidos, la Biblia siempre con ellos. Luego pasó a explicar que la Biblia había sido dada a su madre por una amiga que se llamaba Mila. Su suegra había asistido al funeral de Mons. Romero y había muerto a causa de la violencia durante el funeral. Describió otro episodio, una curación milagrosa del esposo de Mila y cómo esta Biblia había pasado por todos estos acontecimientos tumultuosos. Luego continuó,
Es posible que te estés preguntando por qué te estoy dando esta Biblia en lugar de guardarla para mí o para dejársela a mi hija, dada su historia increíble familiar. Hay una respuesta de varias partes a esto. En primer lugar, te la doy, precisamente porque significa mucho. Quería darte algo especial porque eres especial. Así de sencillo. En segundo lugar, no quiero reducir esta Biblia a la condición totémica de valor sentimental, o un mero recuerdo. Tengo que tener en cuenta que es la Palabra de Dios, cuyo valor trasciende la propiedad personal y pertenece al Pueblo de Dios. Date cuenta que te llamé “hermano en Cristo”, y si esa palabra significa algo, significa que tu también eres mi familia y en darte este regalo, la estoy manteniendo “en la familia”. En tercer lugar, esta Biblia tiene una historia de ser regalada de una familia a otra, por lo que parece muy natural regalarla, especialmente en un momento de alegría. En cuarto y último lugar, en vez de dar a mi hija una reliquia familiar, quiero decirle que un día tuve esta Biblia; que significaba tanto para mí; sin embargo, que he preferido regalarla, y explicarle por qué hay que abrir nuestros corazones y dar expresión al amor que llevamos en nuestras almas en vez de estar aferrados a las cosas materiales y las posesiones; y ¡eso es un regalo más valioso que una herencia familiar!
La “Biblia de Mila” se encuentra ahora en mi mesa de noche. Me recuerda de El Salvador. Me recuerda del viaje tumultuoso de una familia huyendo de la guerra. Me recuerda a un pueblo en duelo en el funeral de un prelado asesinado. Más que todo, sin embargo, me recuerda de Carlos—un amigo que, en sus escritos, su trabajo, su vida, y en sus acciones, está tratando de portar el espíritu del Beato Óscar Romero.
Que lo ponga en práctica y, juntos, podamos presenciar el día de la canonización del Beato Romero.

Post a Comment