Friday, July 05, 2013

DEL PORTILLO Y MONS. ROMERO



El mismo día en que el Vaticano anunció que el Papa Francisco había aprobado canonizar los papas Juan Pablo II y Juan XXIII, la Iglesia también anunció su aprobación de la beatificación del obispo español Álvaro del Portillo. Según el vaticanista John Allen, este anuncio pone en evidencia el deseo del Papa Francisco de interpelar a los diversos sectores del catolicismo. “Su espíritu incluyente también se desprende del hecho de que hoy también aprobó un milagro atribuido a Mons. Álvaro del Portillo, sucesor de San Josemaría Escrivá de Balaguer al frente del Opus Dei”, escribió Allen, “después de señalar a principios de este año su deseo de seguir adelante con la beatificación del fallecido arzobispo Oscar Romero de El Salvador”. Allen postula que “parece claro que Francisco quiere hacer hincapié en lo que las diversas expresiones de la fe que tienen en común, para la superación de las viejas animosidades”.

Los seguidores del Opus Dei y de Mons. Romero pueden haber oído hablar a estas alturas que Romero escribió a Pablo VI el 12 de julio de 1975, tras la muerte del fundador del Opus Dei, San Josemaría Escrivá, para instar a su canonización. Un hecho menos conocido es que Romero se correspondió con Mons. del Portillo en 1979, durante los años de Romero como Arzobispo de San Salvador. Romero abrió la correspondencia con una carta a del Portillo felicitando al Opus Dei por su quincuagésimo aniversario celebrado ese año. Mons. del Portillo respondió con esta carta, presentada en exclusiva de Super martyrio (foto):


Opus Dei
Presidente General
Roma, 9 de noviembre 1979

Excmo. y Revmo.
Mons. Oscar A. Romero
Arzobispo de San Salvador

Muy querido Señor Arzobispo:

a través del Consiliario del Opus Dei en esa querida tierra, he recibido su afectuosa carta recordando la celebración del cincuenta aniversario de la fundación del Opus Dei.

Deseo contestarle enseguida para agradecer esa muestra de afecto, y que se haya unido a nuestra acción de gracias al Señor por todos los beneficios que ha derramado sobre su Obra en estos primeros cincuenta años de vida.

Sé que los socios y asociadas del Opus Dei - ahí, como en todos los sitios, gracias a Dios - trabajan con empeño y movidos sólo por el deseo de servir a la Iglesia. Conozco bien el afecto que le tienen y la fidelidad con que viven el espíritu de la Obra, que nos lleva a secundar las indicaciones del Revmo. Ordinario en todas las diócesis donde trabajamos, y a tirar del carro - como decía nuestro Fundador, de santa memoria - en la misma dirección que el Prelado diocesano.

Le ruego que continúe rezando por nuestra labor apostólica en todo el mundo. Por mi parte, le aseguro que le encomendaré a diario, en la Santa Misa, pidiendo por usted y por toda la labor de almas que realiza.

Agradeciéndole de nuevo su carta, quedo suyo,

Devotissimo in Domino

Alvaro del Portillo

Romero reconoció la carta de Mons. del Portillo en su homilía del 23 diciembre 1979, pronunciada tres meses antes de su asesinato.

Post a Comment