Friday, November 22, 2013

Paso seguro para Monseñor Romero en la CCS

 
 

El clérigo que dirige la Congregación para las Causas de los Santos (“CCS”)—la autoridad de la Iglesia Católica a cargo de reconocer nuevos santos—habría dicho que ya nada obstruye el camino a la beatificación de Mons. Óscar A. Romero de El Salvador. Esa declaración fue atribuida al Cardenal Angelo Amato, Prefecto de la CCS (en la foto), por otro gran clérigo, el Card. Óscar Andrés Rodríguez Maradiaga, arzobispo de Tegucigalpa, que dirige el consejo mundial de ocho cardenales que asesoran al Papa Francisco sobre la reforma de la Iglesia. El Card. Rodríguez estaba en Verona, presentando un seminario italiano sobre la doctrina social de la Iglesia cuando comentó ante los periodistas que “Le pregunté al Cardenal Amato... si hay obstáculos para la beatificación de Mons. Romero y él me dijo que no”, de acuerdo con un informe de la prensa italiana.  Así pues, sostengo que este proceso debe seguir adelante”, agregó el Cardenal según los informes.
La noticia es importante por tres razones. En primer lugar, es la primera y más alta en su origen—en indicar perspectivas favorables en la CCS. Anteriormente, en abril de este año, se informó ampliamente que el nuevo Papa estaba ansioso por estimular el proceso y levantó una orden de retención impuesta en un momento anterior no especificado. Después, en julio, se informó de que la Congregación para la Doctrina de la Fe, encargada de velar por la ortodoxia católica, había dado el visto bueno a reanudar la beatificación de Romero. La noticia de que la CCS, también, ha dado su luz verde es nueva, pero no nos dice qué tan cerca estamos del fin. Por ejemplo, decir que no hay “obstáculos” no es lo mismo que decir que no hay “baches” o “barreras” de procedimiento: pasos formales que aún deben tomarse—lo más importante, sería la revisión y aprobación de las comisiones de cardenales y teólogos, que enviarían un decreto al Papa Francisco, reconociendo el martirio de Romero, para que el papa lo firme.
En segundo lugar, la declaración del Card. Rodríguez es muy reveladora sobre el funcionamiento interno de la curia romana en el manejo de la causa de canonización. El hecho de que el Card. Rodríguez, a quien a veces se refiere como el “vice-Papa” debido a su papel en el consejo de reforma, haya pedido al Prefecto de la CCS un informe de situación parece un impulso para mantener el proceso en marcha. Sería difícil concebir que tal interrogatoria sería dejada de lado por la CCS, dado la conocida cercanía del Card. Rodríguez con su compañero latinoamericano, el Papa Francisco, y el imponente perfil del Card. Rodríguez como una voz moral sobre la justicia social, y como representante de América Latina (el país del Card. Rodríguez, Honduras, está al lado del país de Mons. Romero, El Salvador; y Rodríguez conoció a Romero y es un devoto confeso de Monseñor).
Por último, el enfoque del Card. Rodríguez sobre la falta de “obstáculos” señala que, a pesar de no haber un anuncio de beatificación, los fieles deben tener confianza de que ya viene la beatificación. La falta de un anuncio hasta ahora puede estar relacionado con la política. Según Mons. Jesús Delgado, un clérigo salvadoreño de alto rango cercano a Romero, podría ser imprudente que la Iglesia actúe antes de las elecciones presidenciales del 2 de febrero de 2014 en El Salvador (cuyo resultado podría no quedar determinado hasta una segunda vuelta, el 9 de marzo). Esperar hasta después de las elecciones no vendría sin precedentes: la Iglesia hizo lo mismo con respecto a la beatificación del mártir cristero Miguel Pro, esperando hasta después de las elecciones presidenciales de México en 1987, a pesar de que ese año era el 60° aniversario del martirio de Pro. El anuncio de “ningún obstáculo” podría estar dando una alerta temprana al sistema político salvadoreño de lo que está por venir.
Post a Comment