Thursday, October 01, 2015

Maradiaga: Romero, 'Hombre de la Cruz'


 
BEATIFICACIÓN DE MONSEÑOR ROMERO, 23 DE MAYO DEL 2015
 

Fotos de @RomeroTrust y @Mustard_Seed1 de Twitter.
 
Hablando en Londres este jueves, 1 de octubre el cardenal Óscar Andrés Rodríguez Maradiaga comparó el Papa Francisco al Beato Óscar Romero, beatificado en El Salvador anteriormente este año. El cardenal reconoció una cruz folclórica salvadoreña, hecha a mano por un artista salvadoreña e instalada en una capilla de la Catedral de San Jorge, donde el prelado pronunció su discurso. “Esa cruz que tienen ahí”, dijo el prelado a la audiencia, “es el mejor honor para Romero, porque él era un hombre de la cruz”.  Romero, dijo el Cardenal, “era un hombre cum fide, con confianza, una confianza ilimitada en Jesucristo. Él era un hombre que había fijado sus ojos en Jesucristo y por lo tanto podía caminar con seguridad en medio del dolor y el sufrimiento de este pueblo”.
La charla del cardenal estuvo titulada “Desde Romero hasta Francisco: La alegría y las tensiones de convertirse en una Iglesia pobre con los pobres”. Rodríguez Maradiaga se basó en su experiencia personal con Francisco. Es un colaborador clave del Pontífice, ya que actúa como coordinador del Consejo de Cardenales, un grupo de nueve cardenales nombrados por Francisco para asesorarle sobre temas de la gobernanza de la iglesia.
Rodríguez Maradiaga relató dos encuentros fugaces con Romero. Afirmó que su “encuentro con Romero creció más profundamente desde el día de su muerte”. Poco después del martirio de Romero, Rodríguez Maradiaga fue enviado a una diócesis limítrofe con El Salvador. Con la intensidad de la guerra civil en El Salvador en aumento, Rodríguez dice que “mis primeros alumnos, mis hijos como obispo eran los 20.000 refugiados que huyeron a Honduras desde aquel país en guerra. Yo estaba aprendiendo sobre Oscar Romero del pueblo, de los pobres que acababan de escapar”.
Rodríguez Maradiaga dijo que la opción preferencial de la Iglesia por los pobres no es nueva, sino el grito de los pobres oido de nuevo en cada generación. En cuanto a la vida de Francisco, el Beato Oscar Romero y Jesús, el Cardenal señaló que cada uno vivió junto a personas que viven en pobreza, los conocían, eran amigos con ellos, los han amado. Como resultado, cada uno de ellos vive naturalmente la opción preferencial por los pobres. El cardenal considera que Francisco “no ha hecho la opción por los pobres de sus labios, pero desde el fondo de su corazón”.  Agregó que “Monseñor Romero y el Papa Francisco parecen seguir caminos espirituales y pastorales paralelos. Ambos hombres comparten una comprensión de las implicaciones prácticas de buscar a Dios en todas las cosas. Un sentido de la apertura a la presencia de Dios en la historia y en el mundo, incluso en la lucha y el discurso”.

Rodríguez Maradiaga también declaró que beatificar a Romero fue parte del proceso de reforma de la Iglesia del Papa Francisco, similar al mandato divino dado a San Francisco de Asís de “Reparar mi iglesia”, lo cual no significa reparar edificios sino hacer una renovación espiritual. “Esto es lo que Francisco tomó desde el principio por su tarea”, dijo el Cardenal. “En la reparación de mi Iglesia viene la reparación de la causa de beatificación de Oscar Romero”.

Concluyó la presentación con una interpretación “a capella” de una canción escrita de su propia pluma, llamada “La Misión Continental Para Una Iglesia Misionera”, un homenaje a Francisco. Su estribillo dice así: “La pobreza nos agobia, pero tiene solución. La alegría del Evangelio nos invita a la misión y con el Papa Francisco misericordia y bendición”.

Post a Comment