Monday, January 25, 2016

Las Iglesias del Beato Romero


 
BEATIFICACIÓN DE MONSEÑOR ROMERO, 23 DE MAYO DEL 2015
 

La Arquidiócesis de San Salvador ha publicado una lista de iglesias donde los fieles pueden obtener una indulgencia plenaria durante el Año de la Misericordia declarado por el Papa Francisco.  Varios de los templos nombrados tienen vínculos con el Beato Mons. Óscar A. Romero, especialmente los siguientes cinco, que permiten a los peregrinos salvadoreños y extranjeros acercarse a Monseñor durante el año santo y seguir sus pasos.


1. La Catedral Metropolitana de San Salvador.

Esta fue la sede de Mons. Romero durante los años de su arzobispado (1977-1980).  La catedral incompleta se convirtió en el icono de su “Iglesia de los Pobres”.  Allí reposan sus restos mortales, en la Cripta de Catedral donde fueron visitados dos veces por el Papa San Juan Pablo II.  Fue aquí que Mons. Romero celebró la “Misa Única” por el asesinato del P. Rutilio Grande, y varios otros funerales de sacerdotes asesinados.  Frecuentemente, se instalaba una tarima en las gradas para celebrar las misas al aire libre por la masiva participación de la feligresía que no cabía adentro de la iglesia.


2. Capilla del Hospitalito de La Divina Providencia.

Mons. Romero vivió en el campus de este hospital para cancerosos localizado en la Colonia Miramontes, y fue asesinado en su capilla el 24 de marzo de 1980.  ERomero había consagrado la capilla en 1974.  l lugar se ha convertido en un verdadero sitio de peregrinación, y la Iglesia Salvadoreña está en proceso de convertir la capilla en una parroquia formal.  Además del santuario, la casita donde vivió el mártir es un pequeño museo que conserva aspectos de su vida cotidiana, y muchas reliquias también.


3. Basílica del Sagrado Corazón.

Fue aquí que Romero pronunció su famosa última homilía el 23 de marzo de 1980, en que exigió a los cuerpos de seguridad que “¡Cese la represión!”.  En ocasiones en que la catedral había sido tomada por grupos de protesta, Mons. Romero se veía obligado a celebrar sus misas dominicales en otros templos, y la Basílica se hizo su sede provisional.  También fungió como sede del arzobispado por un tiempo después de Romero mientras se terminaba la catedral.


4. Iglesia El Rosario.

Localizada a una cuadra de la Catedral Metropolitana, también esta Iglesia, modelo sobresaliente del estilo moderno, fue una sede alternativa de Romero en reiteradas ocasiones durante las famosas ocupaciones de la catedral.  El Rosario estuvo implicada en algunos dramas de rehenes, incluyendo un episodio representado en la película “Romero” (1989), en que unos manifestantes buscan refugio en la Iglesia cuando el ejército abre fuego en contra de ellos, y Romero tiene que llegar a consolar las víctimas.


5. Parroquia El Señor de las Misericordias (Aguilares).

Fue la iglesia del P. Rutilio Grande, cuyo asesinato cambió el rumbo del ministerio de Mons. Romero cuando este apenas estaba por comenzar.  Aquí está enterrado el mártir jesuita.  Romero llegó a la Iglesia en marzo de 1977 y “lloró a su sacerdote como podía hacerlo una madre por su propio hijo”, como lo dijo el Card. Amato.  Posteriormente, Romero llegó a retomar la iglesia después de una ocupación militar, y regresó para conmemorar el aniversario del P. Tilo también.

Los siguientes templos, no incluidos en el programa del Año Jubilar de la Iglesia pero también ligados con Monseñor, ameritan una mención de honor.  La iglesia de San José de la Montaña en el seminario del mismo nombre fue donde Mons. Romero celebró su toma de posesión como arzobispo en febrero de 1977.  La Parroquia La Resurrección en la Colonia Miramontes fue donde Mons. Romero presentó su primera carta pastoral “La Iglesia de la Pascua”, junto al P. Alfonso Navarro, quien fue asesinado a menos de un mes de esa fecha.  El Santuario de Fátima en los Planes de Renderos fue donde Mons. Romero pronunció las palabras citadas por el Papa Francisco en una Audiencia General el año pasado: “espíritu de martirio, es dar en el deber, en el silencio, en la oración, en el cumplimiento honesto del deber”, etc.  De la misma forma, Mons. Romero predicó homilías memorables en la Iglesia del Cármen de Santa Tecla, en la Basílica Nuestra Señora de Guadalupe (“La Ceiba”), y Santos Inocentes de Antiguo Cuzcatlán.  Las dos últimas conllevan la posibilidad de obtener una indulgencia para el Año de la Misericordia.

Ya sea para católicos salvadoreños o para visitantes al país, la posibilidad de vivir la espiritualidad de Mons. Romero para el Año Jubilar puede ser una experiencia sin igual.

Post a Comment