Wednesday, January 07, 2015

Por qué el Papa Francisco citó a Mons. Romero


Si alguien le hubiera dicho a los fieles presentes en la celebración de Nuestra Señora de Fátima en un santuario mariano en las laderas afuera de San Salvador en mayo de 1977 que la homilía que estaban escuchando sería un día citada por un Papa en Roma, nadie lo hubiera creído . La Iglesia de monseñor Óscar A. Romero estaba sitiada por completo en aquel momento; el segundo sacerdote en tantos meses había sido asesinado, y un “escuadrón de la muerte” acababa de haber emitido una ominosa orden amenazando con matar a los jesuitas si no abandonaban el país. (Francisco afirmó erróneamente que la cita era del funeral del sacerdote asesinado—lo que es un error comprensible.)
En la parte de la homilía citada por el Papa Francisco en su Audiencia General, Romero había dicho:
No todos … tendrán el honor de dar su sangre física, de ser matados por la fe; pero sí, pide Dios a todos los que creen en Él, espíritu de martirio, es decir, todos debemos de estar dispuestos a morir por nuestra fe aunque no nos conceda el Señor este honor, pero sí estamos dispuestos para que cuando llegue nuestra hora de entregarle cuentas, podamos decir: Señor, yo estuve dispuestos a dar mi vida por ti. Y la he dado, porque dar la vida no es sólo que lo maten a uno; dar la vida, tener espíritu de martirio, es dar en el deber, en el silencio, en la oración, en el cumplimiento honesto del deber; en ese silencio de la vida cotidiana, ir dando la vida, como la da la madre que sin aspavientos, con la sencillez del martirio maternal da a luz, da de mamar, hace crecer, cuida con cariño a su hijo. Es dar la vida.
[Más sobre la madre de Romero]


La cita ha adquirido cierta importancia en los últimos años, en parte debido a que el postulador de la causa de canonización de Romero, el Arzobispo Vincenzo Paglia, es el Presidente del Consejo Pontificio para la Familia. Mons. Paglia ha insertado la cita en varios discursos y presentaciones. El año pasado, la cita fue mencionada por el diario oficial del Vaticano, L'Osservatore Romano, cosa que fue tomada como una señal de que la jerarquía de la Iglesia admira el sentimiento y tal vez, las enseñanzas de Romero de manera más general. Esa cita fue significativa porque apareció en la portada de la sección de mujeres del periódico, y era la primera vez que se presentó un hombre en la primera página.  El aumento en la importancia de la cita también puede ser señal de reconocimiento del estatus de Romero como mártir, porque la cita se refiere al martirio.
Por notable que ha sido que Francisco cite a Romero, no es del todo inédito. Este blog ha catalogado once previas declaraciones públicas por los Papas citando a Romero, incluyendo: (1) el Papa Juan Pablo II el Ángelus del 26 de marzo de 1980; (2) el Ángelus del 25 de marzo de 1981, (3) una alocución en la tumba de Romero el 6 de marzo de 1983; (4) una homilía en San Salvador más tarde ese mismo día; (5) la audiencia general del 16 de marzo de 1983; (6) una segunda visita a la tumba de Romero el 8 de febrero de 1996; (7) la audiencia general del 14 de febrero de 1996; (8) el Papa Benedicto XVI en el Ángelus del 25 de marzo de 2007; (9) en una conferencia de prensa el 9 de mayo de 2007; (10) un discurso a los obispos salvadoreños el 28 de febrero de 2008 y (11) el Papa Francisco en su rueda de prensa del 18 de agosto de 2014.
Lo que es nuevo cuando Francisco cita a Romero es el contexto. Los comentarios de Juan Pablo II se orientaron a dirigir el rebaño de Romero, el pueblo salvadoreño, a una resolución pacífica de su conflicto. El Papa Benedicto citó Romero para poner su memoria en el contexto adecuado, no como un revolucionario, sino como pastor de la Iglesia. Francisco, por primera vez, es capaz de señalar a Romero simplemente como una guía espiritual universal: aquí está un santo, aquí está lo que dijo. Es notable que las declaraciones de Francisco son la primera vez que las palabras de Romero se cotizan por un Papa.

Por encima de todo, los que presenciaron aquella celebración de Fátima en San Salvador en mayo de 1977 habrían tenido renuencia de creer que el sermón que escuchaban un día sería citado por el Papa porque su arzobispo era acusado de llevar una predicación poco ortodoxa. Los sermones, discursos, escritos y otras expresiones de Romero recibieron un “nihil obstat” de la Congregación para la Doctrina de la Fe bajo el pontificado de Benedicto XVI. Pero el más grande “sello de aprobación” probablemente vino hoy.


Santuario de Fátima donde habló Romero.
Post a Comment