Monday, July 11, 2016

Romero con SS. Juan Fisher y Tomás Moro


 
BEATIFICACIÓN DE MONSEÑOR ROMERO, 23 DE MAYO DEL 2015
 
 
Foto HolaCiudad.com
Una última reflexión después de venerar las reliquias del Beato Óscar A. Romero junto a las de los santos ingleses, Tomás Moro y John Fisher, en la catedral de Los Ángeles, contabiliza lo que podemos aprender de los compañeros mártires. Tomás Moro y Fisher fueron ejecutados a sólo semanas de diferencia en 1535, ambos por el rey Enrique VIII, debido a la oposición de ellos a la creación de Henry de una Iglesia en ruptura para obtener un divorcio sin el permiso de Roma. La situación plantea inmediatamente una analogía con el Beato Romero y el P. Rutilio Grande, cuyas muertes fueron igualmente no simultáneas, pero todavía se consideran estar estrechamente vinculadas en el marco del conflicto Iglesia-Estado salvadoreño.
Tan estrechamente ligados estuvieron Tomás Moro y John Fisher que fueron beatificados juntos por el Papa León XIII en 1886, y también canonizados juntos por el Papa Pío XI en 1935. Los dos comparten una fiesta, tanto en el calendario Católico como el anglicano. El catolicismo conmemora los dos Santos, el 22 de junio—el aniversario del martirio de Fisher; el mundo anglicano observa el memorial el 6 de julio—el aniversario de la muerte de Moro. La vinculación entre la santidad de Fisher y Moro nos hace pensar en la campaña en la Iglesia Salvadoreña por canonizar a Romero y beatificar a Grande en una sola ceremonia.
En términos más generales, la vinculación entre More y Fisher recuerda el enfoque conceptual para el martirio de Romero y Grande. Según revelado en la «Positio super martyrio» de Romero, el martirio del arzobispo fue establecido al comprobar tres puntos relacionados: (1) hubo persecución en El Salvador; (2) su violencia fue dirigida hacia miembros de la Iglesia; (3) la misma persecución agredió a Mons. Romero. «Positio», capítulo XX. Para establecer que Grande es un mártir, el mismo argumento debería funcionar. En efecto, los puntos (1) y (2) serán los mismos para Grande que fueron para Romero, y que ya se han establecido. Lo único que los postuladores de Grande tendrán que establecer es el punto (3), que la misma persecución alcanzó a Grande, sustituyendo esencialmente el nombre de Grande por el de Romero (y haciendo la proyección de hechos correspondiente).
En el momento de su ejecución, hubo muchos paralelismos entre el martirio de Fisher y el de San Juan Bautista, que fue ejecutado por el rey Herodes Antipas por impugnar la validez del matrimonio de Herodes con la ex esposa divorciada de su hermano, Herodías. Oportunamente, muchos han trazado paralelos similares entre San Juan Bautista y el jesuita salvadoreño, Rutilio Grande. Esas comparaciones se han hecho en relación a Romero, para quien Grande se dice haber sido un profeta precursor (como el Bautista lo fue para Cristo).
Estos compañeros mártires también nos muestran que Jesús envía a sus discípulos “de dos en dos” (Marcos 6, 7).
Post a Comment