Tuesday, February 03, 2015

Compañeros



 


Ha pasado mucho tiempo desde que he escrito acerca de mártires aparte de Oscar Romero en este blog, pero hoy parece apropiado hacerlo. Además de monseñor Romero, el papa Francisco aprobó decretos de martirio de los frailes franciscanos polacos Michal Tomaszek y Zbigniew Strzałkowski y el sacerdote italiano, P. Alessandro Dordi, todos ellos asesinados por guerrilleros del “Sendero Luminoso” en Perú en incidentes separados en 1991. Sólo quiero remarcar en tres aspectos de esta historia.
·         En los informes de prensa de Roma, Mons. Romero parece desplazar completamente a los mártires del Perú, que se suponía iban a ser aprobados solos por la Congregación antes de que Romero fuera agregado a la agenda para el 3 de febrero al último minuto. Aunque Romero probablemente nunca querría robarle la atención a estos mártires, es revelador sobre la estatura que ha logrado que tenga este lamentable efecto.
·         Aunque Romero se robó los titulares, hay razones para considerar a estos mártires en grupo. Por ejemplo, la catolicidad y la diversidad internacional del grupo es sorprendente. Un salvadoreño, dos polacos y un italiano, en representación de la Iglesia latinoamericana (en Perú y El Salvador). Incluso hay diversidad en las ordenes y rangos de los hombres: un obispo, un sacerdote, y dos frailes. Parece una verdadera sección transversal de la Iglesia y que hay algo para todos los gustos de poder celebrar. También sirve como un buen recordatorio de que los mártires generalmente enfrentan persecución en grupo: como ha dicho Francisco, hay otros detrás de Romero en El Salvador, que también serán puestos a consideración de su martirio.
·         Por último, el punto más obvio: los mártires peruanos fueron asesinados por extremistas de izquierda, mientras que Romero fue asesinado por la extrema derecha. Los asesinos del Sendero Luminoso pegaron notas a los cuerpos de los mártires peruanos llamándolos “servidores del imperialismo”. Los asesinos de Romero lo tildaron de ‘Marxnulfo’ (una burla de Arnulfo, su segundo nombre). Al ver estos mártires juntos, tal vez seamos capaces de ver más allá de los argumentos simplistas de los que descartan estos martirios como muertes meramente por motivos políticos.
Post a Comment