Friday, March 25, 2016

Las Siete Palabras con Mons. Romero


 
BEATIFICACIÓN DE MONSEÑOR ROMERO, 23 DE MAYO DEL 2015
 

Esta es una meditación de Viernes Santo sobre las últimas Siete Palabras de Cristo con el Beato Monseñor Romero. He aquí las Siete Palabras, junto con frases similares en la homilía que el Beato Romero había estado predicando cuando fue asesinado.

 
CRISTO
ROMERO
 
I.
“Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen”. (Lucas, 23: 34).
“¡Que Dios tenga misericordia de los asesinos!” (antes de morir—atribuido)
 
II.
“Yo te aseguro: hoy estarás conmigo en el Paraíso”. (Lucas, 23: 43).
“La figura de este mundo, afeada por el pecado, pasa, pero Dios nos enseña que nos prepara una nueva morada y una nueva tierra donde habita la justicia, y cuya bienaventuranza es capaz de saciar y rebasar todos los anhelos de paz que surgen en el corazón humano. Entonces, vencida la muerte, los hijos de Dios resucitarán en Cristo, y lo que fue sembrado bajo el signo de la debilidad y de la corrupción, se revestirá de incorruptibilidad”.  (Citando «Gaudium et Spes», 39.)
 
III.
“Mujer, ahí tienes a tu hijo. Hijo, ahí tienes a tu madre”. (Juan, 19: 26-27).
“Por nuestras múltiples relaciones con la Editorial del periódico El Independiente, he pedido asomarme tanto a sus sentimientos filiales en el aniversario de la muerte de su mamá, como sobre todo, a ese espíritu noble que fue doña Sarita, que puso toda su formación cultural, su fineza, al servicio de una causa que ahora es tan necesaria: la verdadera liberación de nuestro pueblo”.
 
IV.
“¡Dios mío, Dios mío!, ¿por qué me has abandonado?” (Mateo, 27: 46 y Marcos, 15: 34).
“El que se entrega por amor a Cristo al servicio de los demás, éste vivirá como el granito de trigo que muere, pero aparentemente muere. Si no muriera se quedaría solo. Si la cosecha es, porque muere, se deja inmolar esa tierra, deshacerse y sólo deshaciéndose, produce la cosecha”.
 
V.
“Tengo sed”. (Juan, 19: 28).
“Esta es la esperanza que nos alienta a los cristianos. Sabemos que todo esfuerzo por mejorar una sociedad, sobre todo cuando está tan metida esa injusticia y el pecado, es un esfuerzo que Dios bendice, que Dios quiere, que Dios nos exige”.
 
VI.
“Todo está cumplido”. (Juan, 19: 30).
“Con fe cristiana sabemos que en este momento la Hostia de trigo se convierte en el cuerpo del Señor que se ofreció por la redención del mundo y que en ese cáliz el vino se transforma en la sangre que fue precio de la salvación”.
 
VII.
“Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu”. (Lucas, 23: 46).
“Unámonos pues, íntimamente en fe y esperanza a este momento de oración por Doña Sarita y por nosotros”. (Últimas palabras grabadas)
 

 Reflexionamos sobre estas muertes, no en desesperación, sino en la esperanza. Más allá de Viernes Santo, el Domingo de Resurrección nos espera. “La Pascua es grito de victoria” (OAR). Amén.

Post a Comment