Wednesday, March 18, 2015

La Fiesta litúrgica de Romero




La próxima semana, el 24 de marzo, el mundo católico conmemorará el XXXV aniversario de la muerte de Monseñor Óscar Romero, por primera vez con el reconocimiento oficial de que su muerte fue un martirio a los ojos de la Iglesia. Para los admiradores de Romero, nunca hubo ninguna duda de que él murió como mártir, y tampoco hay duda de que la fecha de su muerte es un gran día de recuerdo y de oración. Tal vez les sorprenda el conocer que no hay certeza de que el 24 de marzo será la Fiesta litúrgica de Romero después de que sea beatificado.

Por supuesto, el 24 de marzo comienza como principal candidato para la fecha en que Romero será homenajeado en el calendario de la Iglesia todos los años después de su beatificación. Las fechas tradicionalmente seleccionadas para honrar a los santos incluyen las fechas de sus nacimientos, pero las fechas de muerte se prefieren generalmente como símbolos de su nacimiento a la vida eterna. La tradición es particularmente fuerte con respecto a aquellos que, como Romero, han sido asesinados por odio a la fe. Sus fiestas se establecen para conmemorar las fechas de sus martirios.

El escritor católico Rocco Palma señala el problema con una Fiesta el 24 de marzo: “la ocurrencia frecuente de la fecha en Semana Santa ... podría evitar que se observe en absoluto” debido a las normas internas de la Iglesia con respecto a la liturgia en años que el 24 cae en un día que la Iglesia ha reservado para una conmemoración con prioridad superior, como la Semana Santa o la octava de Pascua. De acuerdo a la Instrucción General del Misal Romano (IGMR), los arreglos litúrgicos dictados para la Cuaresma, incluyendo los colores litúrgicos y las lecturas bíblicas, no pueden ser cambiados para observar la fiesta de un santo. Las restricciones son aún más restrictivas para el Miércoles de Ceniza y durante la Semana Santa y la octava de Pascua. Ningún santo puede ser festejado en absoluto durante estos días de reflexión solemne sobre la muerte y la resurrección de Cristo. [IGMR 355.]

La práctica de la Iglesia, cuando parece que hay un conflicto entre la fecha de la muerte de un santo y las restricciones litúrgicas es seleccionar otra fecha como el día de la fiesta. Un ejemplo ilustrativo es el de San Damián de Molokai, que entró en la vida eterna el 15 de abril. Sin embargo, a causa de la frecuente aparición de la fecha dentro de la Cuaresma, fue obvio que el establecer la fiesta del santo el 15 de abril habría dado lugar a “una fiesta sólo de nombre” (porque sería que efectivamente no se celebraría). En consecuencia, la Fiesta de San Damián se estableció mejor el 10 de mayo—para honrar el día que llegó a Molokai.

Los argumentos para salvar el 24 de marzo para Romero serían triples. En primer lugar, parece que el 24 no está completamente eclipsado por la ocurrencia de la Pascua. Por ejemplo, si bien es cierto que por lo general suele siempre caer dentro de la Cuaresma, solamente cae dentro de Semana Santa alrededor del 20% de los próximos 100 años. Un sitio web que ha publicado una fórmula para calcular la frecuencia que el Domingo de Pascua cae en fechas distintas cada año concluye que el 24 de marzo es la fecha menos común para la Pascua durante un período de 300 años, con una sola ocasión en que la Pascua cae en esa fecha entre 1900 y 2199 (esa sola ocasión ya ha pasado: fue en 1940.)

En segundo lugar, en la medida en que una Fiesta en Cuaresma resultaría en una conmemoración más sobria de la memoria de Romero, esa abstinencia parecería ser perfectamente justa. Por todas las cuentas, Romero fue un modelo de auto-negación en nombre de la solidaridad con los pobres. Ha sido comentado por numerosos observadores que Romero parecía estar en sintonía con el llamado del Papa Francisco de ser “una Iglesia pobre, para los pobres”. El establecer una Fiesta de Romero con la característica de ayuno y el sacrificio cuaresmal ya incluidos parecería ser un tributo adecuado tanto para Romero como para el Papa que aprobó su beatificación.

Por último, y lo más importante, existe una singularidad entre el martirio de Romero y la fecha de su martirio que puede resultar difícil de separar. El asesinato de Romero en ese momento, durante la Cuaresma, parece reforzar su carácter martirial tanto como el hecho de que fue asesinado en el altar. Tanto el lugar y el tiempo fueron parte de la misma configuración, inextricablemente entrelazada, que confirmó su condición de mártir mucho antes que el voto unánime de los teólogos del Vaticano.

Como el Padre Jon Sobrino lo ha expresado, “Canonizado está ya el "tiempo"”. El teólogo jesuita explica que, “no hace falta explicar qué quiere decir el 24 de marzo, como no hace falta explicar qué quiere decir el 24 de diciembre o el 15 de septiembre [día de la independencia salvadoreña] aquí en El Salvador”. En consecuencia, la fecha ha sido el foco de la aclamación universal alrededor de Romero:

  • La propia Iglesia Católica conmemora el Día de Ayuno y Oración por los misioneros mártires el 24 de marzo, por el sacrificio de Romero en ese día.
  • La Iglesia Anglicana ha insertado un memorial de Romero en su calendario litúrgico en ese día.
  • Las Naciones Unidas estableció el Día Internacional del Derecho a la Verdad en relación con Violaciones Graves de los Derechos Humanos y de la Dignidad de las Víctimas para honrar a Romero en ese día.
  • El Salvador ha establecido legislativamente el 24 de marzo como el día para rendir homenaje a Romero.
  • Los católicos han establecido conmemoraciones Romero en torno a esta fecha, en San Salvador, Roma y Londres por muchos años consecutivos.

En consecuencia, las autoridades de la Iglesia pueden encontrar que existen motivos que justifican apegarse a la regla de que los mártires son recordados en los días de sus martirios, en lugar de seguir una excepción basada en la ocurrencia cuaresmal del 24 de marzo.  ¡Vamos a ver!

Y Usted—¿qué piensa?  Favor de responder a nuestro sondeo de opinión:


(Indique si piensa que la fiesta litúrgica de Mons. Romero debería ser el 24 de marzo.)


Por favor, desplácese a la parte inferior de la página para votar.


Post a Comment