Wednesday, March 25, 2015

Observan alegre 35 ° aniversario Romero


San Salvador, 21 de marzo de 2015.
 
Conmemoraciones en El Salvador y en otros lugares para marcar el XXXV aniversario del martirio de Monseñor Óscar A. Romero tuvieron una sensación claramente boyante este año, dada la noticia de que Romero será beatificado en mayo.
En El Salvador, se celebraron numerosos actos conmemorativos desde el fin de semana. Ya que el 24 de marzo aniversario cayó durante la semana, la conmemoración principal de San Salvador se celebró el sábado por la noche. Miles de personas marcharon en una procesión de farolitos desde el Monumento Divino Salvador al oeste de San Salvador hasta la plaza frente a la Catedral de San Salvador. El actual arzobispo de San Salvador, Mons. José Luis Escobar Alas, celebró la misa en un altar provisional en las gradas de la catedral ante una multitud que no pudo caber adentro.
 
Ciudad Barrios, 24 de marzo de 2015.
 
Numerosas misas conmemorativas se celebraron el 24, incluyendo una Misa matinal celebrada por un obispo visitante nicaragüense en la capilla del hospital para cancerosos donde Romero fue asesinado. A esa misa asistieron el Presidente de El Salvador y miembros de su gabinete. El obispo Rodrigo Orlando Cabrera Cuéllar celebró una misa festiva en Ciudad Barrios, la ciudad natal de Romero, en medio de un ambiente de festival. El obispo visitante mexicano Raúl Vera celebró una pequeña Misa en la cripta donde está enterrado Romero.
 
Catedral de San Salvador, 24 de marzo de 2015.
 
El evento principal del martes fue la misa oficiada en Catedral por el visitante Cardenal de Panamá  Mons. José Luis Lacunza Maestrojuan, rodeado por una centena de sacerdotes y seminaristas, entre ellos el Arzobispo, el Nuncio Apostólico y el Arzobispo Emérito, con la presencia de un par de millar de fieles. También el día 24, la Iglesia de salvadoreña anunció que todas las catedrales del país repicarían simultáneamente sus campanas y sus obispos diría Misa (el país está dividido en ocho diócesis).
En la misa de la catedral, el cardenal Lacunza deleitó a la multitud, diciendo que la discusión sobre el martirio de Romero había terminado. “Roma locuta, causa finita”, dijo el prelado, citando la frase latina que se traduce como 'Roma ha hablado, se cierra el debate'. Insistió en que “Roma ha hablado alto y claro: la Iglesia lo ha declarado mártir por odio a la fe ... Que quede claro”, añadió, “Monseñor Romero fue sacrílegamente asesinado por odio a la fe”. Recitó el argumento ganador del reciente proceso de beatificación, diciendo que “Mons. Romero no fue revolucionario, ni politólogo, ni sociólogo—fue un Evangelizador”. Su sermón fue frecuentemente interrumpido por aplausos. [Audio.]
 
Los Ángeles, 22 de marzo de 2015.
 
Mensajes similares se escucharon de altos clérigos en la última semana en otros lugares. En Los Ángeles, el Arzobispo José Gómez predicó que Romero “nos mostró que la Iglesia existe por una sola razón—para continuar la misión de Jesús, su misión de evangelizar y salvar al mundo. Y esa misión”, dijo Gómez, “significa que la Iglesia debe ser siempre una voz de los sin voz, una defensora de los pequeños y débiles; una fuerza para el amor y la verdad, la dignidad y la justicia—servir a los pobres y mostrando la misericordia de Dios a todos los que sufren”. [Texto completo.]
 
Londres, 21 de marzo de 2015.
 
En Londres, el Cardenal Vincent Nichols predicó una homilía sábado en San Martín de los Campos cerca de la Plaza de Trafalgar, afirmando que Romero murió “en la santidad de la vida y por una razón: el odio de la fe, el odio a Jesús, el odio al amor inagotable de Dios, que vemos en Jesús, que tiene un lugar preferencial tan especial, para los pobres”. Agregó que “si de verdad queremos imitar a Oscar Romero y verdaderamente seguir su ejemplo, también nosotros, todos los días, hay que poner el grito de los pobres en todas las partes del mundo al centro de nuestra oración. Esta es la acción más radical que podemos tomar, la más profunda respuesta que podemos hacer a la pobreza en medio de nosotros”. [Texto completo, en inglés.]
Escribiendo en un editorial, el Arzobispo de Filadelfia Charles J. Chapút argumentó que “Parte del poder de Romero fue su comprensión de que la Iglesia, por su naturaleza, debe ser revolucionaria en el sentido más verdadero: Ella busca, y en su máxima expresión vive realmente, una revolución del amor cristiano”. Citó las palabras de Romero en el sentido de que la Iglesia busca la salvación integral del hombre y trata de salvar a la persona en su dimensión trascendente y su dimensión histórica, en su dimensión espiritual y su dimensión corporal.  [Texto completo, en inglés.]
Chapút es el arzobispo de la ciudad que será sede del Encuentro Mundial de las Familias2015, que contará con la presencia del Papa Francisco y el arzobispo Vincenzo Paglia, presidente de la Pontificia Comisión para la Familia, y postulador de la causa de Mons. Romero. Chapút anunció que, “para conmemorar el sacrificio de Romero”, el Comité del Encuentro Mundial de las Familias para el Hambre y la Falta de Techo dedicará tiempo esta semana para “visitar refugios, comedores, despensas de alimentos y clínicas de salud, escuchando historias y buscando comprender las dimensiones personales y sociales de la pobreza”.
 
Vaticano, 22 de marzo de 215.
 
Un enfoque similar fue tomado por Caritas en Roma, donde una vigilia conmemorativa encabezada por el Obispo Matteo Zuppi, y una misa Romero celebrada por el Arzobispo Paglia son parte de la Semana de la Caridad, con actividades en torno a grupos como los presos y pacientes de SIDA. Después de la misa de Mons. Paglia, celebrada el domingo en cercanías del Vaticano, los fieles procesaron a la Plaza de San Pedro para unirse a la oración del Angelus de Francisco. Llevaban, entre otras cosas, una cruz de madera que el Pontífice usó en su visita a la isla de Lampedusa, para honrar a los inmigrantes ahogados tratando de llegar a las costas europeas. “Saludo a todos los peregrinos presentes”, dijo el Papa, y mencionó varias delegaciones por su nombre, incluyendo “el grupo lleva el nombre del mártir Monseñor Oscar Romero, que pronto será proclamado Beato”.
Romero será proclamado beato en una ceremonia de beatificación que quedaba a menos de sesenta días desde el 24 de marzo, y que estableció un tono expectante y esperanzado sobre el sombrío aniversario de un asesinato.
 
Fervor en Los Ángeles.
 
Post a Comment